Fobias y miedos

Fobias

El terror irracional es algo que parece consustancial al carácter humano. Todos tenemos miedo a algo sin saber cuál es el motivo que nos induce a gritar o huir en un momento determinado: arañas, ratones, tormentas, a volar… Son cientos las fobias que existen; tantas como elementos pueda haber en el mundo, sean animal, cosa o situación.

Las fobias son esos miedos irracionales que nos llevan a tomar conductas extrañas que en cualquier otra situación normal, no haríamos. Es como un mecanismo mental que nos salta, como si de una defensa interna se tratara, y que pone en alerta a todo nuestro sistema nervioso. No dejan de ser sino factores psicológicos los que intervienen, pues una vez pasado el animal o cosa que nos provocó el temor, y desaparecida la reacción extraña por nuestra parte, no encontramos razón alguna para tener semejante miedo.

En casos graves, esas fobias pueden derivar en crisis de pánico incontrolables, e incluso provocar conductas crónicas anormales que alteran nuestra rutina diaria y que requieren de un tratamiento psicológico.

Las terapias suelen centrarse en dos tipos de actuaciones dirigidas, por un lado, a relajarse mediante determinados ejercicios de respiración y físicos y, por otro lado, lo que conoceríamos como una especie de terapia de shock, que es exponer al enfermo a lo que les asusta en sesiones periódicas, de modo que, gradualmente, esos temores irán desapareciendo.

Contra este tipo de ansiedades producidas por las fobias no existe un tratamiento médico específico. No hay ningún medicamento que evite que le tengamos un terror irracional a algo. Lo más que podemos conseguir es, mediante ansiolíticos, reducir las angustias en ese preciso momento que va a suceder el hecho que nos agobia. Pero este tipo de actuaciones sólo es práctico en determinados casos, como puede ser volar en avión.

Curiosamente, las fobias suelen producirse más en las mujeres, sobre todo, las fobias de tipo animal, en las que entre el 75 y el 90% de las personas que sufren este tipo de fobias son del sexo femenino. Igual porcentaje tienen en el caso de fobias situacionales, como los ascensores, túneles o interior de aviones. Baja un poco hasta el 55-70% en el caso de fobias a las alturas.

Las fobias más habituales son:

  • Agorafobia: miedo a los sitios abiertos
  • Claustrofobia: miedo a sitios cerrados
  • Hematofobia: miedo a la sangre
  • Aracnofobia: miedo a las arañas
  • Aerofobia: miedo a volar en los aviones
  • Brontofobia: miedo a los truenos
  • Altofobia: miedo a las alturas

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top