Redescubren la piramide perdida en Sakkara

Karl Richard Lepsius fue quien fundó la ciencia de la egiptología además de ser un estudioso de Champollion y de los jeroglíficos egipcios. En su haber se encuentran los descubrimientos de muchas pirámides y tumbas en Egipto, como los realizados en Gizeh y Saqqara.

Precisamente entre sus descubrimientos se encuentra una pirámide en el conjunto de Sakkara al que denominó como la pirámide sin cabeza, ya que le faltaba la parte superior y a la que descubrió en el año 1842. La perdida de esta punta de la pirámide tiene una posible explicación un tanto curiosa, y es que al quedar abandonada la pirámide y enterrada en la arena, sólo quedó de ella la punta. El tiempo quiso que en ese mismo lugar se construyeran unas casas, y en la Antigüedad decidieron que lo mejor era quitar esa parte que sobresalía.

Sin embargo, esto no son más que teorías que ahora vuelven a retomarse tras haberse redescubierto nuevamente esta pirámide. De nuevo, tras las expediciones de Lepsius, el proyecto volvió a abandonarse, y una vez más, la pirámide quedó enterrada y olvidada. Ahora han vuelto a sacarla a la luz y han comenzado de nuevo sus investigaciones sobre su procedencia.

La tesis más válida apunta a que es el sepulcro del faraón Menkauhor que reinó en el Antiguo Egipto hace ya 40 siglos. Junto a esta pirámide se han encontrado vasijas funerarias así como una senda por la que al parecer transportaban los toros sagrados que habían de reposar eternamente junto al faraón.

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top