El Papa Miguel

papa miguel

El 16 de julio de 1990 se reunieron en Belvue, en el estado de Kansas, Estados Unidos, un grupo de católicos ortodoxos para elegir un nuevo Papa. La elección se llevó acabo debido a que consideraban que la sede del Vaticano estaba ocupada por heréticos desde finales de los 50, y por lo tanto, el sillón de Pedro debía ser considerado vacante.

El cónclave se realizó en una tienda propiedad de la familia Bawden, y al mismo concurrieron seis personas. Finalizada la elección se eligió como Papa al hijo del matrimonio Bawden, quién tomó el nombre de Miguel para ejercer su reinado como nuevo Papa mundial.

La historia de la elección del Papa Miguel comienza a comienzos de los 80 cuando Teresa Benns, una residente de Kansas, escribió una artículo en una pequeña publicación católica condenando la herejía de los Papas modernistas al mismo tiempo que pedía la unificación de todos los católicos para realizar una nueva elección papal.

Su pedido se basaba en la interpretación que hacen algunos católicos tradicionalistas de la doctrina impuesta por el Papa Pio X, que condenaba como herética la línea modernista dentro de la Iglesia. Estos católicos ortodoxos se hacen llamar sedevacantistas y postulan que a la muerte de Pio XII, ocurrida en el año 1958, los Papas que lo siguieron (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI) tuvieron tendencias modernistas, y por lo tanto se los consideran herejes e indignos de ocupar el trono de Dios en la Tierra.

El artículo escrito por Teresa Benns la llevó a conocer a David Bawden con el que comenzó una campaña que acabó en el cónclave que lo eligió como el Papa Miguel.
A la elección concurrieron seis personas. Teresa Benns, el propio David Bawden, sus padres y un matrimonio amigo. Al finalizar el mismo hubo fumata blanca y el nuevo Papa fue elegido para reinar sobre el mundo católico tradicionalista.

Lamentablemente la relación del Papa Miguel con su principal mentora Teresa Benns ha caído en desgracia. La mujer le ha quitado su apoyo al Pontífice y comenzado una campaña de desacreditación del mismo. Por su parte, Bawden, ha respondido a su vieja amiga acusándola de herética y excomulgándola, usando uno de los atributos que posee en su condición de Sumo Pontífice.

Hoy día el Papa Miguel continúa con su lucha en contra de los herejes modernistas que pretenden imponer sus reglas en este mundo díscolo. Para su lucha, el Sumo Pontífice cuenta con una legión de seguidores… de algo menos de cincuenta personas. El futuro dirá quién gana la batalla.

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top