¿Qué es la Tabla Periódica de los Elementos?

Atomos

¿Qué pueden tener en común el hierro, el azufre, el agua y el oxígeno? Pues que, junto con todos los demás elementos, están hechos de átomos. Y la única diferencia entre estos átomos es el número de protones, neutrones y electrones que tenga cada uno. En función de ese número (llamado número atómico), cada átomo tendrá unas propiedades diferentes, pudiendo ser (el elemento que conformen) líquido, sólido o un gas.

Por ejemplo, el átomo de Hidrógeno (gas) es el más simple. En su núcleo tiene 1 protón (de carga positiva) y 1 neutrón (de carga neutra), y orbitando ese núcleo, tiene 1 electrón (de carga negativa). El Helio (gas), el segundo elemento más simple, tiene 2 protones y 2 neutrones en su núcleo, y en su órbita 2 electrones. El Litio (metal) posee 3 protones y neutrones en su núcleo y 3 electrones en órbita. Así sucesivamente hasta abarcar toda la materia que conocemos.

tabla periodica

A partir de los átomos de Hidrógeno (el elemento más simple y abundante en el universo) se crean los demás tipos de materia, por medio de un proceso de fusión en el interior de las estrellas.

En orden de complejidad se ordenan los tipos de materia en la Tabla Periódica de los Elementos. En dicha tabla, cada elemento es representado con su abreviación o símbolo (O para el oxígeno, BE para el berilio, FE para el hierro, etc) y su número atómico, que representa el número de protones, neutrones y electrones de cada uno. Como podemos observar, también se separan por colores en función de sus propiedades químicas (metales, líquidos, gases, etc).

Una curiosidad: si tuviésemos una pequeña cantidad de Mercurio (HG 80) y le pudiésemos extraer 1 protón, 1 neutrón y un electrón a cada uno de sus átomos, obtendríamos Oro (AU 79), el sueño de los antiguos alquimistas.

Es obligado aclarar que, a su vez, los electrones, protones y neutrones están compuestos de partículas más pequeñas, llamadas subatómicas o “elementales” (hadrones, mesones, quarks, neutrinos, etc). Una interminable lista de estas partículas ha sido descubierta hasta la fecha, y la llegada de los grandes aceleradores (como el LHC) ha ayudado mucho en esta búsqueda.

A cada paso que damos para conocer el universo, los límites parecen desvanecerse y la naturaleza nos plantea nuevos retos. Nunca miente, pero vende caros sus secretos.

Lee también:

Foto 2 vía: biologia.edu.ar

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top