Vivir con medio cerebro

Hemisferectomia

El cerebro es uno de los órganos más fascinantes de nuestro cuerpo. A pesar de todas las investigadores realizadas a lo largo de la historia sobre dicho órgano, casi a diario nos encontramos con noticias sorprendentes que nos ayudan a comprender más a fondo su funcionamiento.

La mayoría de las personas viven con un cerebro sano; otras han tenido que ser intervenidas por causas varias como traumatismos, tumores… Y, en muchos casos, unos y otros tienen la misma calidad de vida. Pero, ¿y si alguien, por cualquier razón, perdiese la mitad de su cerebro? ¿Podría seguir viviendo?

Por extraño que parezca, la respuesta es “Sí, se puede vivir sólo con medio cerebro“. La hemisferectomía es una operación que consiste en extirpar a una persona la mitad de su masa gris. Aunque a priori parece un remedio demasiado radical, para algunas personas es la única solución para llevar una vida digna.

Es el caso de las epilepsias severas que no responden a tratamiento alguno (entre ellas, las causadas por el síndrome de Sturge -Weber, enfermedad que afecta a la epidermis y al sistema nervioso), o de la hemimegalencefalia (agrandamiento de un hemisferio cerebral) o también el síndrome de Rasmussen (inflamación cerebral cuya causa todavía se desconoce).

Uno de los aspectos más curiosos de esta intervención es que aparentemente no afecta ni a la personalidad ni a la memoria. Sin embargo, hay consecuencias de la hemisferectomía que revisten cierta importancia: el paciente pierde la vista del lado operado y la movilidad de la mitad opuesta.

Por otra parte, en el caso de que el hemisferio izquierdo sea el extraído, el paciente puede llegar a perder el habla. En esto, como en la mayoría de las dolencias, la edad es un factor importante: cuanto más joven sea el intervenido, más probabilidades de rehabilitación tendrá.

La hemisferectomía se practicó por vez primera en 1888, en un perro. En 1933, el neurocirujano Walter Dandy fue el primer osado en practicar este tratamiento sobre un ser humano.

Gracias a la evolución de la medicina, hoy en día se consiguen cosas impensables en otros tiempos. Además, cuando la medicina trabaja al servicio de un órgano como el cerebro, parece que nunca dejará de fascinarnos.

Sigue leyendo en:

Mentiras sobre el cerebro

Diferencias entre el cerebro de los hombres y el de las mujeres

Foto vía Neuromed

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top