Frases hechas de la lengua española

frases hechas

La lengua española es muy rica en expresiones, dichos y frases hechas. Y, aunque hoy en día estén totalmente integradas en su vocabulario, todas y cada una de ellas, tienen su razón de ser. Algunas más previsibles, otras más curiosas, la historia que hay detrás de estas oraciones es, cuando menos, digna de ser mencionada.

El abrazo del oso: El oso abraza a su víctima hasta asfixiarla. Por eso, se utiliza esta expresión para aludir a un abrazo traicionero o para referirnos a aquellos que, con manifestaciones de un falso cariño, terminan sofocando nuestra libertad o anulando nuestros derechos.

Elecciones a la búlgara: Se emplea cuando en unas elecciones un candidato obtiene una mayoría que, por tan abultada, resulta sospechosa. Esta construcción proviene de las unanimidades que se daban a favor de Todor Zhikov en los congresos del Partido Comunista Búlgaro en los años 60 y 70.

Tonto de capirote: Es ésta una manera popular de decirle a alguien que está haciendo el primo en algún asunto. Esta frase hecha proviene de aquellos tiempos en que los niños eran castigados en la escuela con un capirote, a modo de burla, por no saberse la lección.

Más chulo que un ocho: Esta conocida expresión se refiere al antiguo tranvía madrileño número 8, que al parecer, tenía su cochera junto a la Bombilla y que, con su trayecto desde Puerta del Sol hasta San Antonio de la Florida, era el que mayor cantidad de chulos y chulapas madrileñas transportaba.

Ser muy cuco: Se dice que alguien es muy cuco cuando es astuto para mirar por sus cosas y obtener ventajas. El cuco es un ave que pone sus huevos en nido ajeno y, cuando nace el polluelo, lo primero que hace es echar del nido los huevos del pájaro propietario.

Ser gafe: Gafe es aquel que, por ser considerado portador de mala suerte, tratamos evitar. La palabra gafe tiene el mismo origen léxico que “gafo”, que significa “leproso”. Y de la lepra, como de la mala fortuna, todo el mundo huye o huía.

Foto vía Mentoring Moments

Tags:

Imprimir este artículo


2 comentarios

Comments RSS

  1. Luis dice:

    ¿El abrazo del oso es traicionero? :S
    Y yo pensando que era porque querías mucho a una persona jaja

  2. Andres dice:

    Me gusta tu blog, lo sigo a través de mi Google reader, pero salgo de mi anonimato para hacerte una aclaratoria… ninguna de las ocho especies de Osos existentes en la tierra abrazan ni mucho menos asfixian, son Osos no Boas… ;)

    Saludos y sigue haciendo tan buen trabajo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top