El día de la espuma en el mar de Australia

Espuma en el mar de Australia

“Foam Day”. El Día de la Espuma. Con tan específico nombre se ha bautizado un fenómeno natural que suele producirse entre cada tres y cinco años en las costas australianas, en la bahía de Lattit, frente a las costas de Lorne, Victoria.

La coincidencia de fuertes vientos, lluvia y una fortísima marejada de fondo ha cubierto el mar de Australia de una densa espuma producto del movimiento de los sedimentos marinos. Para los bañistas y, sobre todo, para los muchísimos surfistas, ese día se ha convertido en toda una fiesta, una situación curiosa que a más de uno recordará aquella escena de “El Guateque”, cuando un despistado Peter Sellers inundó de jabón las aguas de una piscina convirtiendo la fiesta en un completo baño de espuma.

Viéndolo aún recuerdo la niñez cuando paseaba por la orilla chapoteando sobre la espuma que formaban las olas al romper, intentándolas pisar antes de que se marcharan mar adentro, con la inocencia propia de quien no se detiene a pensar en lo perjudicial que pueda ser. Me encantaba meterme hasta los tobillos y que se quedara la marquita para así mirarme. Y supongo que como todos los niños cuando aún no saben nada de la vida, pensaría que alguien había derramado mucho detergente en alta mar. Los años pasan, y con ellos, la fobia racional a acercarnos a la espuma. De hechos, muchos psicólogos han deterninado que uno de los actos que mejor nos conciencian de cuidar el planeta, es ver las aguas del mar cubiertas de espuma porque automaticamente lo relacionamos con la contaminación.

Lejos de la algarabía general que un fenómeno así produce, habría que determinar en qué grado la mano de la Naturaleza ha intervenido en dicho efecto espumoso. Muchos dirán que de natural no tiene nada, pues a fin de cuentas se nutre de la contaminación y ésta, por desgracia, es un producto netamente humano. Otros dirán que de saludable, aún tiene menos, y es que mejor no detenerse en estudiar los efectos tóxicos que para la salud puede tener bañarse en una espuma formada por sedimentos y restos orgánicos.

Sea como fuere, lo que nadie podrá negar es la curiosidad de un fenómeno así, ni los extraños motivos que han de conjurarse para que algo así suceda.

Espuma Mar de Australia

Pero ¿cómo se forma realmente la espuma del mar? ¿qué elementos la conforman?

La espuma del mar siempre está relacionada con la agitación de las aguas. Probad a agitar una botella de agua mineral. Veréis que se forman unas burbujas o una ligera (ligerísima) capa que se disuelve rapidamente. Eso es, simple y llanamente, porque no hay impurezas en ella, al contrario que en el mar. Mientras más pura sea, menos espuma o burbujas creará.

La espuma, en realidad, se forma porque hay en su interior demasiadas sales orgánicas (por eso el mar crea más espuma, por su alto contenido en sal), o bien sustancias tensoactivas, entendidas éstas como moléculas que forman burbujas por su exposición hidrofílica. Las burbujas son como “pompas” de aire envueltas por una membrana de diferente grosor. El que se formen estas membranas captoras de aire viene determinada por la carga eléctrica, de modo que a ambos lado de la membrana la carga es de signo idéntico y por tanto se repelen.

Cuando muchas, muchísimas de estas burbujas se unen forman esa capa de espuma que podemos ver todos.

Luego, sabiendo que la espuma la forman las burbujas, y las burbujas la forman las impurezas, determinaremos que a mayor contaminación y mayor concentración de sales orgánicas mayores posibilidades de formación de espumas habrá en las condiciones adecuadas.

Es el movimiento rápido de los fondos marinos lo que hace que se agite la sal marina y los sedimentos. De hecho, la descomposición de los materiales orgánicos al contacto con el agua produce sustancias que son tensioactivas.

¿Cuáles son las condiciones que producen la formación de burbujas? al igual que en el ejemplo de la botella agitada, lo que se necesita es que las aguas del mar se muevan de forma rápida. A mayor rapidez, mayor mezcla activa se formará. Las lluvias, los vientos huracanados y la marejada de fondo son los principales elementos que lo activan. La concentración salina y los contaminantes los factores determinantes.

Y siendo así, qué queréis que os diga. Yo la espuma sigo prefiriéndola ver dentro de una buena jarra de cerveza. El mar, mientras más transparente, mejor.

Os dejo con el curioso video del Foam Day australiano. ¡Que lo disfrutéis!

Foto Vía

Tags: ,

Imprimir este artículo


1 comentario

Comments RSS

  1. noheli dice:

    no es tan im pre sionante

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top