La polémica sobre la Dama de Elche

Dama de Elche

La historia del descubrimiento de la Dama de Elche, una de las más emblemáticas imágenes de la cultura íbera, está envuelta en sombras, dudas y contradicciones. Se trata de un recipiente, con una abertura detrás, que quizá sirviera para contener las cenizas de un difunto y representa a una enigmática mujer o divinidad, adornada con un extraño tocado circular. Según el profesor Francisco Vives en su estudio “La Dama de Elche en el año 2000“, originalmente debió tratarse de una imagen de cuerpo completo, sentada y profusamente coloreada en rojos y azules, que tal vez se rompió y fue aprovechada como urna funeraria. Atribuida su factura a la cultura íbera y en un más que perfecto estado de conservación a pesar de tener 2.500 años, poco más podemos decir de ella, salvo que es uno de los misterios de la actual arqueología española… o quizá no.

Su hallazgo se produjo el 4 de Agosto de 1897 en el yacimiento romano de La Alcudia, en el interior de una urna. Con más prisa que pausa, fue vendida a un coleccionista llamado Pierre Paris que trabajaba para el Louvre, por la nada despreciable cantidad de 4.000 francos. Y allí estuvo descansando hasta que, en 1941, Francisco Franco negoció con el gobierno francés y la intercambió al museo del Louvre por un Velázquez. Una vez en el Museo Arqueológico Nacional, la Dama de Elche se convirtió en la pieza central de la colección de escultura ibérica.

Cuando John F. Moffit, de la Universidad Estatal de México, publicó un libro titulado “El Caso de la Dama de Elche. Crónica de una Leyenda” y basado en más de 20 años de investigaciones quedó sembrada la polémica. Moffit afirmaba que la Dama de Elche no era más que una falsificación del siglo XIX, realizada por Pallas i Puig y argumentaba que había una gran cantidad de discrepancias y puntos oscuros en la historia de su adquisición y en su morfología. Por ejemplo, fue automáticamente atribuida a los íberos, a pesar de haber sido hallada en un yacimiento romano.

Entre los principales hechos sospechosos se destacó que estaba “demasiado” bien conservada, sobre todo para haber pasado 2500 años a apenas un metro de profundidad en un terreno cultivado, sin haber recibido ni un solo golpe de azada, ni haberse oxidado a pesar de haber sido regada durante mucho tiempo. También el hecho de presentar varios rasgos que no son propios de la cultura íbera del siglo IV a C como su base cuadrada (de la que no hay antecedentes) y el de poseer una indumentaria que mezcla aspectos etruscos, griegos, romanos e incluso púnicos.

Sin embargo, en el año 2005 un análisis de su policromía, llevado a cabo por María Pilar Luxán y su equipo (CSIC), confirmó la antigüedad del pigmento, entre otros detalles. Años más tarde, en 2011, la propia María Pilar Luxán realizó análisis de las micropartículas del hueco posterior de la controvertida pieza dando como resultado que eran cenizas de huesos humanos, de lo cual, tras ser comparadas con otros restos verificados de la época ibérica, se pudo deducir y confirmar que fue utilizada como urna para enterrar cenizas humanas durante la citada época.

¿Sabes cuál es…

El origen de la palabra España?

Tags:

Imprimir este artículo


2 comentarios

Comments RSS

  1. Este artículo está muy desactualizado. La autenticidad de la Dama fue demostrada mediante el análisis de los restos de policromía en el año 2005

    Y en 2011 se demostró también su uso como urna cineraria (para enterrar cenizas fúnebres).

  2. Hola Eduardo:

    Ya hemos actualizado el final del artículo. Te agradecemos mucho el aviso.

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top