El extraño caso de los gemelos separados

Gemelos

Uno de los más asombrosos casos de casualidades que se conocen, sobre todo fascinante debido a la larga lista de coincidencias, es el de dos hermanos gemelos que fueron separados poco después de su nacimiento. Lo curioso del caso es que se volvieron a encontrar casi 40 años más tarde, y sus vidas habían sido más parecidas de lo que nos resultaría posible creer.

Ambos hermanos nacieron el 19 de Agosto de 1939, en la americana localidad de Piqua, en Ohio. De gestación monocigótica (es decir, que ambos compartieron la misma placenta), los gemelos fueron separados cuando contaban apenas unos meses de vida, y adoptados por familias diferentes. Extrañamente, el que fue adoptado por la familia Spinger, fue bautizado como James, y el que fue a parar a casa de los Lewis también. Ambas familias pensaban que el otro gemelo había fallecido al nacer,

Al pasar los años, los Lewis (Jess y Lucille) se enteraron de que el hermano gemelo de su hijo adoptivo aún estaba vivo, y que había sido adoptado por otra familia. Cuando James Lewis supo de esta noticia, comenzó a buscar a su hermano perdido, y lo encontró, nada menos que a los 39 años. Hasta aquí, todo puede ser fácilmente explicado por la casualidad, pero, el encuentro entre los dos hermanos fue más que sorprendente.

Mientras hablaban de sus vidas, descubrieron que ambos se habían casado con una mujer llamada Linda y después se habían divorciado de ella. Luego, se habían vuelto a casar, esta vez con mujeres de nombre Betty con quienes habían tenido un hijo, al que ambos llamaron James Allan.

Por si esto no fuera poco, ambos habían tenido un perro, al que llamaron Toy, habían trabajado en gasolineras y en la misma franquicia de comida rápida, fumaban el mismo tabaco y les gustaba la misma marca de cerveza. Los dos hermanos eran aficionados a pasar las vacaciones en Florida, a las carreras de coches y a la carpintería, además de compartir su desagrado por el béisbol. Y ya para más casualidad, los dos habían tenido problemas cardíacos y sufrían de leves migrañas.

Pese a que se ha investigado mucho sobre los vínculos genéticos de los gemelos, no se ha podido determinar el por qué en algunos casos se producen episodios de dolor simultáneo en parejas de hermanos que se encuentran separados. O como en el caso de las gemelas inglesas Bridget Harrison y Dorothy Lowe, que también fueron separadas de niñas y cuyo reencuentro tuvo lugar 30 años después. Ambas habían escrito un diario, anotando cosas los mismos días y dejando en blanco los mismos lugares, para más curiosidad, el hijo de la primera se llamó Andrew Richard y el de la segunda Richard Andrew.

Foto vía: bebesymas

Tags: ,

Imprimir este artículo


3 comentarios

Comments RSS

  1. ana dice:

    Una historia extraordinaria que no conocía.
    Gracias :)

  2. Jaime Márquez dice:

    Y bastante inquietante.. la verdad…

    :P

  3. yohanna dice:

    me parece terrible que publiquen estas historias muy bonita y todo para los de mas pero no en mi casos por historias como estas es que la gente siempre nos discrimina y nos tratan como si fuésemos bichos raros, en el colegio las burlas no solo de alumnos si no que tan bien de profesores refiriéndose a seres con poderes sobre naturales seres con telepatía capaces de leer la mente es absurdo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top