Los misteriosos zumbidos de Taos y Durham

Taos Hum

Un enigma que pese al tiempo que lleva entre nosotros aun no ha sido resuelto es el misterioso zumbido de Taos (Taos Hum), y aunque toma su nombre del pueblo de Nuevo México en que fue apreciado por primera vez, el caso es que estos fenómenos se dan en muchos lugares del mundo.

La primera noticia que se tiene del fenómeno se da en la ciudad de Taos en los años 90, cuando sus habitantes aseguran escuchar un zumbido constante durante las noches. La gente lo describía como un molesto sonido de baja frecuencia, similar al de un motor, pero con la diferencia de que parecía provenir de todas direcciones y que en muchos casos no dejaba dormir a los habitantes de la ciudad. Quienes lo han escuchado aseguran que es muy parecido a escuchar un motor diésel encerrado en un receptáculo de cristal, algo que no parece natural.

La misma sorpresa se debieron llevar los vecinos del británico pueblo de Woodland, situado en el Condado de Durham, que recientemente han comenzado a experimentar el mismo fenómeno. En el caso de Woodland, el sonido esta mucho más presente y tiene la particularidad de que se produce entre las doce de la noche y las cuatro de la madrugada, impidiendo dormir a gran parte de la población. Debido a que en la localidad no hay ninguna instalación que pueda explicar este sonido, se ha tratado de determinar el origen del ruido, hasta ahora sin éxito. Los habitantes del pueblo cuentan que el sonido parece más intenso en determinados lugares de sus casas, haciendo vibrar sus muros y cristales.

Pero este zumbido no se limita a estas dos poblaciones, sino que ya desde hace décadas que numerosas ciudades y pueblos han denunciado este hecho sin llegar a recibir ni solución ni explicación para ello. Para explicarlo se han promovido todo tipo de teorías, desde la acción de las placas tectónicas y las corrientes subterráneas de magma hasta una patología que afecta al tímpano. También se atribuyó el fenómeno a que la tierra emite de manera constante una vibración de baja frecuencia (por debajo de los 10 mHZ), aunque no explica cómo puede ser escuchado si nuestro oído no capta ese tipo de frecuencias tan bajas.

Debido a que este zumbido es más común en lugares cercanos al océano, se especula que las corrientes oceánicas deben tener algo que ver con ello, aunque desgraciadamente la respuesta aun está por llegar.

Aquí os dejamos un pequeño vídeo para que saquéis vuestras propias conclusiones:

Foto vía: mezvan.blogsome

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top