¿A qué se debe el color rojo del pelo?

Pelirroja

El color de nuestro pelo es directamente dependiente de la acción de los genes, heredados de nuestros progenitores y antepasados, siendo principalmente 12 de estos genes los responsables del color del cabello. Diferentes combinaciones y variaciones producen toda la gama de colores (de hasta 45 diferenciados) de pelo que conocemos, desde el blanco de los albinos hasta el negro, pasando por el rubio, el castaño, el caoba y por supuesto el rojo.

El pelo de color rojo es una característica genética recesiva, es decir, que sólo se manifiesta cuando el gen está presente en ambos padres, lo que vendría a explicar que sólo el 4% de las personas sean pelirrojos. Para entender de donde viene esta peculiar y llamativa cualidad, primero es necesario conocer los dos tipos de melanina que existen, y como influyen en el color de nuestro pelo y también de nuestra piel.

Por un lado tenemos la eumelanina, la más común y que proporciona a nuestra piel una excelente protección contra los rayos Ultravioletas (UVA), ya que consiguen disipar un 99,9% de estos rayos, evitando daños mayores en nuestra piel y también en nuestro ADN. Cuanto mayor es la cantidad de eumelanina en la piel, mucho más fácil nos resultará broncearnos de forma uniforme y tener el cuerpo protegido de mayores daños por parte del Sol.

Por otro lado tenemos la feomelanina, mucho menos eficaz a la hora de protegernos de los rayos UVA y que no se extiende por la piel de forma uniforme, sino que se concentra en zonas formando las conocidas pecas.

Desde nuestro salto evolutivo la eumelanina ha sido parte fundamental de nuestro cuerpo, hasta que hace aproximadamente 50.000 años se produjo una mutación en el gen MC1R que sólo permitía crear feomelanina, así que podemos hablar de que éste fue el nacimiento de los primeros pelirrojos de la historia de la humanidad. Otro cambio en el mismo gen llevó a algunos individuos a producir menores cantidades de eumelanina, con lo que se dieron de esta forma los primeros humanos rubios.

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top