Frank Abagnale, de profesión impostor

Frank Abagnale

A pesar de que existen innumerables casos de impostores y suplantadores de personalidad, el caso de Frank Abagnale (nacido en 1948) trasciende mucho más allá, ya sea por la maestría con la que ejercía su papel o por el hecho de que tras ser castigado pasó a ser un importante asesor en la lucha contra la falsificación y el robo, aunque esto no impidió que recibiera un castigo ejemplar. Sus aventuras y desventuras se vieron reflejadas en la película “Atrápame si puedes“, protagonizada por Leonardo DiCaprio y dirigida por Steven Spielberg.

Sus inicios como estafador llegaron a los 16 años, cuando comienza a cobrar cheques falsos por valor de 40.000 dólares, método que se basaba en imprimir su número de cuenta en cheques en blanco, que posteriormente rellenaba y cobraba. Con su falsa identidad de piloto de la Pan Am viajó de forma gratuita en cerca de 250 vuelos, visitando en el proceso 26 países (todo a cuenta de la compañía aérea). A pesar de no tener formación como piloto estuvo a los mandos de varios aviones, y sin estudios de derecho ejerció como abogado defensor ante las cortes, lo mismo que sucedió cuando se hizo pasar por pediatra en una consulta.

Lo más sorprendente de esta historia no es su habilidad para suplantar y engañar, sino el hecho de que su fulgurante carrera delictiva se desarrollase y terminase cuando Frank tenía menos de 21 años. Las autoridades estuvieron a punto de echarle el guante en 1969 aunque no fue en Estados Unidos sino en Francia, al que solicitaron la extradición nada menos que 12 países, aunque logró escapar de la justicia en dos ocasiones. Sus penas fueron repartidas, cumpliendo un año en Francia, seis meses en Suecia y después 12 años en una penitenciaría en Estados Unidos.

Lo curioso es que tras cumplir su pena en la cárcel el FBI reclamó sus servicios como asesor, gracias a sus amplios conocimientos de como funcionaba el mundo del fraude y por su perspicacia. Frank Abagnale es el perfecto ejemplo de lo que podríamos llamar “un canalla con suerte”.

Tags:

Imprimir este artículo


1 comentario

Comments RSS

  1. -Luis Gutiérrez dice:

    Por primera vez tengo noticias de ustedes. Que no sea la primera y última.
    Adentrarse en el mundo de las anécdotas y curiosidades es fascinante. Espero con ustedes pasar buenos ratos como los pasé con Ripley
    El corolario de Diógenes sucedió cuando vino a México a buscar al hombre honrado, feé al Palacio Legislativo ¡y le robaron tonel y lámpara! JL

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top