Lluvias extrañas, fenómenos de la Naturaleza

Lluvia de peces

A veces la Naturaleza nos juega extrañas pasadas y nos hace asistir a fenómenos misteriosos a los que difícilmente se les puede encontrar explicación, como es el caso de algunas lluvias en las que cae algo más que agua. Quizá lo más extraño de estos casos es que, en la mayoría de casos, parecen seleccionar a una especie determinada.

Las lluvias de animales, por ejemplo, son atribuidas a la influencia de fuertes vientos y también de trombas marinas, que elevan a grupos de animales a grandes alturas y luego los dejan caer en otro lugar. Los tres tipos más frecuentes son las lluvias de peces, de batracios (ranas y sapos) y las de arañas, pero también se han registrado casos mucho más inquietantes que traían serpientes (en Memphis, EEUU), ratones (en Bergen, Noruega), pájaros muertos (en St. Mary´s City, EEUU) e incluso carne y sangre (en Caçapava, Brasil).

Aunque pueda parecer algo muy extraño, lo cierto es que se han registrado gran cantidad de casos por todo el mundo durante la historia, siendo reflejados también en antiguos textos religiosos como muestras del poder de los dioses. Veamos dos de los casos mejor documentados, uno de los más típicos y otro de los más extraños:

– En primer lugar hemos de viajar en el tiempo hasta el 15 de Agosto de 1968, cuando varias personas que conducían sus vehículos entre Caçapava y São José dos Campos (Brasil) se vieron envueltos en una extraña tormenta de apenas siete minutos de duración. Extraña por dos razones, la primera es que casi no había nubes en el cielo y la segunda que lo que cayó del cielo no era agua sino sangre y trozos de carne. Al día siguiente las autoridades fueron a examinar el lugar y encontraron pruebas de lo relatado por los asustados conductores, trozos de carne de entre 5 y 15 centímetros, una carne entre morada y roja que presentaba una textura esponjosa, distribuida casi uniformemente sobre una extensión de cerca de 1 km2.

Aunque las autoridades trataron de esclarecer el suceso buscando posibles aviones que cruzasen el espacio aéreo en el momento de la “lluvia” o incluso grupos de buitres, pero finalmente estos hechos fueron archivados sin haber encontrado una explicación satisfactoria al fenómeno.

– Otro de estos extraños casos se dio en Londres durante el 5 de Mayo de 1848, cuando a partir de las 17:00 horas el cielo se oscureció y comenzó a soplar un fuerte viento mientras empezaba a llover. Hasta aquí todo normal, pero a los pocos minutos los sorprendidos viandantes notaron que aquella lluvia traía consigo una enorme cantidad de peces plateados, de unos 15 centímetros de longitud y dotados de largas aletas. Pasada la impresión inicial, los londinenses trataron de identificar aquella especie, pero en un principio no pudieron encontrar en sus registros nada parecido por lo que decidieron enviar muestras a universidades de todo el mundo.

La sorpresa fue mayúscula cuando recibieron la respuesta de la Facultad de Ciencias Naturales de El Cairo, quienes informaron de que aquellos peces pertenecían a una especie (Zeus faber o Pez San Pedro) que vive en las aguas del Mar de Galilea.

Lee sobre otros fenómenos de la Naturaleza en:

Cómo provocar lluvia artificial

Cómo se produce la nieve rosa

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top