Lady Ada King, la condesa informática

Ada Lovelace

Aunque pueda parecernos extraño, la condesa Ada King fue una de las primeras personas en tratar de desarrollar un algoritmo informático, a mediados del siglo XIX, que debía servir para utilizar una “Máquina Analítica” que estaba siendo diseñada en aquellos momentos.

La Condesa de Lovelace, Augusta Ada King, fue hija del célebre poeta Lord Byron (George Gordon) y de Anne Isabelle Milbanke, y nació en Londres en el año 1815. Su educación fue excelente ya desde muy pequeña, siendo aleccionada tanto en la humanística como en diversas ciencias, algo que no era muy frecuente en las mujeres de su tiempo. Para su desgracia, Ada nunca llegó a conocer en persona a su padre, ya que Lord Byron se separó de su mujer poco después de nacer la pequeña, falleciendo poco después en Grecia víctima de la malaria.

La pasión de Ada por las matemáticas, las ciencias y la música, en detrimento de las letras, se vio reforzada por su madre, quien veía en la poesía un futuro disoluto y peligroso por la experiencia previa de su padre. Así fue como Ada llegó a diseñar un aparato volador a la temprana edad de 13 años, y pasaba horas estudiando cada invento que encontraba en las publicaciones científicas de la época, la incipiente Revolución Industrial. Con 17 años, Ada Byron conoce al profesor de matemáticas Charles Babbage, por medio de su amiga y mentora Mary Somerville, y desde entonces ambos mantendrán una intensa correspondencia de por vida.

Tanto Ada como Babbage emprendieron en 1834 la tarea de desarrollar la llamada “Máquina Analítica”, un aparato que utilizaba engranajes diferenciales y tarjetas perforadas para recibir los datos a calcular, pero su proyecto fue visto con indiferencia por los posibles inversores locales, así que se vieron obligados a buscar financiación fuera de Gran Bretaña. Se trataba del primer esbozo de un ordenador.

Poco después, en 1842, el matemático italiano Federico Luigi Menabrea elaboraba un artículo en francés sobre la Máquina Analítica, trabajo que Ada tuvo que traducir al inglés para Babbage, y al que añadió un gran número de notas y apuntes de su propia mano, apuntes que le valieron un gran reconocimiento posterior.

En el año 1843 publicó sus ideas y apuntes sobre la Máquina Analítica, aunque no firmó con su nombre entero sino con sus iniciales, por temor a no ser tomada en serio sólo por ser mujer. En ellos se trataban los conceptos de bucle y subrutina, además de haber creado un algoritmo que permitía a la nueva máquina calcular tanto números como realizar operaciones de trigonometría y explicó el funcionamiento del sistema de tarjetas perforadas de la máquina de Babbage.

Tristemente falleció en el año 1852 a la temprana edad de 37 años, a causa de un cáncer de útero que los médicos trataron de curar mediante sangrías, sangrías que precipitaron su fallecimiento. Su cuerpo reposa junto a la tumba de su padre en una iglesia de Nottingham. El ingenio de Ada King, aunque utilizado para las ciencias en lugar de las letras, bien puede considerarse equivalente al de su padre.

Tags: ,

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top