Qué es Pangea

Pangea

Se conoce como Pangea al supercontinente del que se escindieron los continentes actuales hace aproximadamente 200 millones de años. Este supercontinente se formó entre fines del Palezoico y principios del Mesozoico hace unos 300 millones de años cuando todos los continentes existentes hasta entonces se juntaron en uno solo.

No es Pangea, por tanto, el único supercontinente que ha existido sobre un planeta, la Tierra, que cuenta con más de 4.600 millones de años. Sin embargo, su importancia radica en que sí fue el último de esos grandes supercontinentes antes de la formación continental actual.

¿Cómo era Pangea?

Alfred Wegener, el inspirador de la teoría de la deriva continental, fue quien dio nombre a aquella gran superficie quizás, etimológicamente hablando, por la conjunción de los términos griegos “pan” (todos) y “gea” (tierra).

Su origen, después de varias fragmentaciones y uniones terrestres, podría derivarse de otro gran supercontinente, Rodinia, existente en la Tierra durante el Proterozoico, hace 1.100 millones de años. Este fue el gran supercontinente del que se fueron desgajando otros subcontinentes menores. Tras unas primeras fragmentaciones en las que fueron apareciendo otros continentes como Pannotia, Gondwana o Proto-Laurasia, las derivas continentales hicieron que durante el Pérmico la placa Cimmeriana se desgajara de Gondwana, se uniera a Laurasia y formara los océanos Teits y Paleo-Tetis.

Pangea quedó formada para principios del Mesozoico; una gran masa de tierra con forma de “C” que dejó en su interior el Océano Paleo-Tetis (con el Tetis en su parte más meriodional) y el Océano Pantalasa rodeándolo en su totalidad.

La desintegración de Pangea

Las separación del supercontinente se produjo en tres fases:

I.- Hacia la mitad del Jurásico una enorme grieta se abrió de este a oeste, desde el Océano Tetis hasta lo que hoy es el Pacífico. El desplazamiento continental separó a las actuales Norteamérica y África. Con la separación se formó un océano intermedio, el Atlántico, mientras que en el otro lado el subcontinente Laurasia rotó a la derecha cerrando el Tetis.

II.- Al inicio del Cretácico (hace 150 millones de años) Gondwana se dividió en otros cuatro continentes menores: África, Sudamérica, India y Australia. La fragmentación producida entre Sudamérica y África dio lugar al Atlántico Sur mientras que la separación entre Madagascar y la India originó el océano Índico. Finalmente, desde Australia se escindirían hacia el este otras islas menores, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia, dejando entre todas estas islas el Mar del Coral y el de Tasmania.

III.- A comienzos del Cenozoico, Norteamérica acabó por separarse de Eurasia por el norte dando lugar al Mar de Noruega 60 millones de años atrás. En las otras placas Australia derivaría al norte hasta separarse de la Antártida mientras India acabó por cerrar el paso del Tetis al chocar con Asia, cuya formación más visible es la cordillera del Himalaya, producto de dicha colisión.

Segregacion de Pangea

Pangea Última

De acuerdo a la teoría de la deriva continental todos los continentes actuales siguen en continuo movimiento:

– Australia sigue moviéndose en dirección al este de Asia.

– India aún sigue empujando al continente asiático al Norte.

– África se mueve en dirección a Europa.

– Sudamérica se separa cada vez más de la Antártida en dirección a Norteamérica.

Sobre un plano puede verse que a largo plazo el movimiento de todos ellos es de compresión. Según la teoría de Christopher Scotese estamos en vía de formación de un nuevo supercontinente, “Pangea Última” o “Neopangea” el cual se prevé se formará dentro de 250 millones de años.

La predicción apunta a que la mayoría de los continentes chocarían con Eurasia, se cerraría de nuevo el Atlántico y el Índico, Norteamérica volvería a unirse a África, Sudamérica envolvería al continente africano por el sur y su extremo, la Patagonia, se fusionaría con lo que hoy es Indonesia en un proceso de compresión continental, en el que finalmente el Pacífico acabará envolviendo a todo el nuevo supercontinente.

Otras curiosidades geológicas

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top