Sobre licores e infusiones

te-con-leche

El té es, después del agua, la bebida más extendida por todo el mundo. Se calcula que aproximadamente, 3.000 millones de personas consumen diariamente esta producto. Aunque el inglés de las 5 en punto es el más conocido, lo cierto es que esta bebida, en determinados sitios, como en Japón, por ejemplo, la toma de té está sujeta a muchos rituales.

El café se originó en Etiopía, desde donde se difundió. Ya durante el año 1554, bajo el reinado de Suleimán el Magnífico, se abrió el primer establecimiento del mundo para beber esta bebida. Fue en el siglo XVII cuando Inglaterra empezó a extender su consumo.

La cerveza no se convirtió en una bebida de costumbres hasta el reinado de Carlos I de Gante. No obstante, su origen es mucho más antiguo, pues data de Sumeria unos 4.000 a.C. También durante la Edad Media apareció la cervisa monacorum, elaborada en monasterios con fórmulas que siempre ha permanecido oculta los ojos de los turistas.

Cerveza


El hidromiel
es una bebida que prácticamente ya sólo se consume en Valonia, en Bélgica. Se trataba de mezclar miel con agua y dejarla fermentar en un barril al sol. A ésto se añadían especias. Su uso en la Edad Media fue tan importante como el de la cerveza.

El ron obtenido de la caña de azúcar es un producto que se exportó de Europa a Estados Unidos, pues la caña de azúcar la llevó Colón desde Madeira hasta el Caribe.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top