Cosas que parecen verdad pero no lo son

lluvia

No puedes bañarte hasta una hora después de comer:

Ni después de dos horas, ni de tres, incluso a las cuatro horas te las estás jugando. La digestión comienza justo después de poner la comida en la boca pero cuando llega al estómago se tarda unas cuatro horas en el proceso completo. De ahí va hacia el intestino delgado, donde después de 2 horas más circulará hasta el intestino grueso en donde permanece unas ¡ 14 horas!. Lo mejor para evitar problemas es observar tu cuerpo y si sientes calambres o escalofríos mejor no bañarse.

Puedes resfriarte por coger frío, dormir frente a un ventilador, mojarte con la lluvia…:

No es cierto en absoluto, el frío no provoca un resfriado. Los resfriados comunes se producen por un virus que se encuentra en prácticamente todos los sitios y es difícil escaparse de él. Permanecer cerca de alguien que sí tiene el virus puede hacer más fácil el contagio. Lo que desmejora nuestra resistencia a la infección es no dormir lo suficiente o comer mal así que para evitar gripes es mejor descansar bien, comer mejor y una sopita caliente para darle alegría al cuerpo.

Cuando alguien muere el pelo y las uñas siguen creciendo:

uñas

Sí, puede parecer terrorífico pensar que si abrimos una tumba encontraremos un cadáver con enormes uñas y un pelo que le llegue a los pies, pero es radicalmente falso. Cuando morimos se produce un proceso de deshidratación que provoca que la piel se encoja, provocando el efecto visual de que parezca que han crecido uñas y pelo.

Comer zanahorias hace que tengamos mejor vista:

zanahorias

Pese a que la vitamina A es muy importante para nuestro cuerpo comer zanahorias no hará que tengamos una vista de lince. Esta leyenda surge en la Segunda Guerra Mundial, cuando la Fuerza Real Aérea Británica intentaba ocultar que había creado un sofisticado radar para destruir a los bombarderos alemanes. Atribuir a la ingesta de zanahorias su capacidad para derrotar a los aviones alemanes era una estrategia simplemente para distraer la atención. La falta de beta-carotenos puede provocar ceguera pero necesitamos una cantidad mínima para que nuestra vista esté en óptimas condiciones. De hecho un exceso de vitamina A puede envenenarnos y provoca síntomas como un cambio en el color de la piel hacia el amarillo anaranjado, pérdida de pelo, pérdida de peso, fatiga y dolor de cabeza.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





9 comentarios

  1. aprush dice:

    Sobre el tema «Puedes resfriarte por coger frío, dormir frente a un ventilador, mojarte con la lluvia…», quisiera decir que lo que dices es falso. Por supuesto que puedes coger la gripe o enfermar por esas actividades. O si no, ¿por qué cuando nos mojamos con la lluvia un buen rato cogemos catarro o gripe? Y si dormimos frente a un ventilador, seguramente amaneceremos con mucosidad, catarro y en unos pocos días gripe. Eso que dices es completamente falso.

  2. Creo que te equivocas, es un error de matiz pero importante. El frío no provoca el resfriado, sino el virus, por eso no ocurre que cada vez que pasamos por una de estas situaciones enfermamos.
    Aún hoy en día hay gente que cree que la acumulación de suciedad genera el nacimiento de insectos. Es cierto que las condiciones insalubres suelen venir acompañadas del nacimiento de nuevos animales pero solo porque existen huevos previamente en esa basura o han sido puestos posteriormente. Lo que trato de decir con esa afirmación es que, en ausencia de virus o agente infeccioso, no se produciría una enfermedad, porque de hecho es imposible.

  3. aprush dice:

    Entiendo lo que quieres decir, pero no lo comparto. Para mí, dormir frente un ventilador o mojarse amplias horas bajo la lluvia conllevan un resfriado 100%.

  4. crhistian dice:

    eso es cierto, una ves me quede dormido frente a un ventilador pero al despertarme me dio un resfriado con unos simtomas ufff…es cierto..

  5. Sergjim dice:

    De la gripe: al enfriarnos (generalmente de forma súbita) el cuerpo concentra el calor vía sanguínea en los organos internos, desprotegiendo otros órganos, por ejemplo la nariz, que recibe menos irrigación de sangre, se enfría y «agrieta» volviendose altmanete vulnerable a los virus y/o bacterias. Resultado: estos entran al encontrar mermadas las defensas que normalmente vienen con el flujo sanguíneo y te enfermas. Ahora que me estoy volviendo cada vez más viejo me doy cuenta de que SÍ tengo que cuidarme.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top