Harry Houdini y el espiritismo

Harry Houdini

Aparte de ser uno de los más grandes magos del historia y posiblemente el mejor escapista, Houdini paso de ser un apasionado del espiritismo a un descreído absoluto. Su último truco consistió en pactar con su mujer un código secreto que sólo ellos conocían para que, una vez muertos, algún médium intentara averiguarlo. Pero empecemos por algo de historia sobre el personaje.

Harry Houdini nació con el nombre de Ehrich Weisz el 24 de marzo de 1874 en Budapest y a los cuatro años su familia emigró a los Estados Unidos. Al llegar a este país los agentes de inmigración hicieron que su nombre cambiara a Erik Weiss. Desarrolló su carrera entre Europa y su país de adopción, orientada sobre todo al escapismo clásico. Aunque no murió haciendo uno de estos números sí que tuvo parte de culpa el mito que había creado a su alrededor.

Houdini encadenado

Cuando murió la madre de Harry Houdini, éste visitó a todos los mediums de su ciudad que aseguraban que podían comunicarse con los muertos. Tanta fue su decepción por la falta de precisión de estos que comenzó a dar charlas y explicar sus trucos para que la gente no cayera en sus redes. Su última hazaña, fue crear un código con su mujer consistente en diez palabras, la primera de las cuales era Rosabelle ( una canción especial para ellos) y a las nueve restantes les correspondía un número que representaba la posición de una letra del alfabeto. El resultado era “Rosabelle, cree”, en inglés “ Rosabelle, believe”. La idea era que el primero que muriera mandara este mensaje al otro en un plazo no mayor de 10 años para demostrar la existencia del más allá. Él murió primero y, que se sepa al menos, ningún médium consiguió dar el código correcto.

Houdini falleció en Montreal el 31 de octubre de 1926, días después de haber actuado en el teatro Princess de Montreal y de haber estado dando charlas sobre el fraude en los fenómenos psíquicos y el espiritismo.

Cartel de Houdini

En un momento determinado acudieron tres chicos esas charlas, uno de ellos campeón de boxeo de la universidad. Como el mago se jactaba de tener una gran fortaleza física el boxeador le preguntó si podía darle un golpe en el abdomen para comprobarlo, a lo que Houdini respondió afirmativamente. Cuando se estaba levantando para preparase el chico le golpeó duramente, pillándole desprevenido. Pese a este golpe inesperado consintió que lo volviera a hacer, pero ya con su estómago preparado. Tan fuerte fue el primero que le rompió el apéndice aunque no se dio cuenta. Dos semanas después cayó al suelo tras una actuación y allí descubrieron el problema, aunque ya era tarde.

Curiosamente, murió en la víspera de Halloween.

Sigue leyendo en:

¿Cuánto pesa el alma?

Tags:

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top