Comunicarse mediante palomas mensajeras

Paloma mensajera

Las palomas mensajeras han sido utilizadas por los hombres desde hace cientos (por no decir miles) de años como medio de comunicación: su admirable sentido de la orientación, su capacidad de surcar los aires a grandes alturas y a velocidades para nada despreciables –más de 120 km por hora– y su fidelidad para con su lugar de origen, su palomar, las han convertido en una herramienta (viviente, claro, en esto también son particulares) ideal para los fines comunicacionales de los seres humanos.

Antes de recorrer un poco algunos datos históricos llamativos sobre estas aves, hay que aclarar que las palomas mensajeras no van a cualquier destino, sino que son unidireccionales: si han sido criadas en un determinado lugar y luego se las lleva a otro, ellas volverán a su lugar de origen una vez sean liberadas. Siempre es así, y así es como “funcionan”.

Aquéllos individuos que dedican parte de su vida a la cría y cuidado de este tipo de animales se denominan colombófilos y hay en la actualidad entidades que los aglutinan con el propósito de entrenar a estas aves y compartir experiencias en el arte de hacerlas recorrer grandes distancias.

El primer colombófilo del cual se tiene registro fue el primer faraón egipcio de la quinta dinastía: Userkaf. Y así existieron, a lo largo de los siglos, numerosos faraones, reyes y militares de todas las culturas y tiempos que continuaron con esta práctica.

La referencia más antigua a una paloma mensajera se puede encontrar en el Génesis de la Biblia, en dónde se enuncia la ocasión en la cual Noé libera una desde su Arca y ella regresa trayendo una ramita de olivo como señal de que las aguas han descendido. De aquí surgió también la idea de la paloma como símbolo de paz.

En la antiguas civilizaciones griega, romana, árabe, china, entre otras, ya se acudía a los servicios de estos pequeños animalitos aéreos: se sabe, por ejemplo, que los resultados de las competencias de los antiguos Juegos Olímpicos griegos eran difundidos gracias a sus prestaciones.

Y han sido tanto símbolo de paz como partícipes –involuntarios- de su contrario: la guerra. Las palomas mensajeras han sido muy empleadas en los enfrentamientos bélicos para llevar mensajes, transmitir los siguientes pasos y hasta para, en tiempos más modernos, llevar las noticias a la prensa.

Se podrían citar una gran cantidad de veces en que estas aves recorrieron grandes distancias sobre los campos de batallas, sobrevolando desde flechas, lanzas y espadas, hasta tanques y artillería pesada.

Como la misma historia de la humanidad está plagada de guerras (lamentablemente), las palomas mensajeras han estado allí presentes: tal fue el caso en la derrota de Napoleón Bonaparte en la Batalla de Waterloo.

Y si avanzamos más en el tiempo, y nos ubicamos en los difíciles tiempos de la Primera Guerra Mundial se estima que los Ejércitos aliados contaban con el auxilio de cerca de 600 mil palomas.

Se sabe también que durante la Segunda Guerra Mundial se sirvieron de estas aves para decidir las siguientes tácticas de guerra: a través de pequeñas cámaras fotográficas que les colocaban en las patas lograban tener imágenes de la localización y disposición del enemigo.

Paloma con cámara guerra mundial

De hecho, muchas palomas que prestaron sus servicios durante estos dos enfrentamientos internacionales han recibido distinciones y condecoraciones: un caso especial ha

sido el de la paloma del ejército inglés denominada “William of Orange” que ha quedado además como la que más vidas ha salvado: fue en la operación Market Garden, en la cual recorrió más de 400 km en menos de 4 horas y logró avisar así de los 2000 soldados que habían quedado varados e incomunicados en la ciudad de Arnhem. Por esta misión, “William of Orange” fue condecorada por el Rey de Gran Bretaña.

William of Orange paloma

Más allá de la evolución científica, de los medios de comunicación modernos y de las cada vez más sorprendentes innovaciones tecnológicas, estos animalitos de sólo 400 gramos han sido en innumerables ocasiones los encargados de llevar mensajes importantes recorriendo distancias considerables con el sólo instrumento de sus alas.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top