El rostro de Jesus en orina de perro

imagen-de-jesus-en-orina-de.jpg

Un perro hace pis en la pared de una esquina. La orina dibuja una forma que, con no mucha imaginación, parece corresponder a una cara humana. Un hombre dice que esa cara es la de Jesús. Otra mujer manifiesta que es un milagro. Una cuarta le prende una vela, y al poco tiempo todo el barrio empieza la procesión.

Este hecho sucedió hace una semana en el barrio de Santa Rosa de Lima, en la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia del mismo nombre, en la República Argentina. Se trató de la orina de un perro callejero que fue vista por un vecino, que le llamó la atención debido a que la imagen era parecida, según su relato, a la cara de Jesucristo. Luego comentó lo visto por el barrio y al poco tiempo la gente del lugar, transformó la esquina en un santuario.

Afirman que es un milagro.

El hecho conmocionó a toda la ciudad que al poco tiempo comenzó a ir hasta el lugar. Unos por curiosidad, otros para rezar, pedir, agradecer o prender velas.

Sabido es que el ser humano “ve lo que tiene ganas de ver”. Ver a Jesús en el pis de un perro se parece al juego de encontrar formas en las nubes. En la historia del hombre sobre el planeta los ejemplos abundan. Hubo personas que vieron caras y civilizaciones en Marte cuando se trataba de montañas y elevaciones. Están aquellos que ven fantasmas escondidos en ramas, remolinos de agua o reflejos en el vidrio. Están también los que imaginan brujas, vampiros y ovnis en platos de sopa, parques cerrados o habitaciones oscuras.

Pero están también aquellos que observan ovnis, donde en verdad hay ovnis, o brujas donde por cierto hay brujas. Tal vez la clave esté en saber distinguir.
Todo es posible. Las posibilidades son infinitas, y la imaginación del hombre es libre.

En Santa Fe, la secretaria de medio ambiente ha labrado el acta correspondiente dando intervención a un escribano público, para que constatase el hecho acaecido y diera intervención a la División de Delitos Ecológicos de la Policía Federal.

Aparentemente toda la culpa del engaño recaería sobre el perro que, por cierto, se dio a la fuga.

Noticia y Foto Vía: diariouno.net.ar

Print Friendly, PDF & Email





15 comentarios

  1. Auarita dice:

    A mi esto me asusta muchisimo. Y no es porque un perro dibuje con su pis una cara fantasmal, no señor, es porque el ser humano se ha vuelto loco. Puede ver la supuesta cara de Jesus en cualquier cosa, pero no distingue a su hermano entre la multitud, ni ve a Jesus en cada persona con la que se cruza cada mañana. Esto solo demuestra lo solo que se encuentra el hombre, tan solo en este mundo que no ve a nadie a su alrededor, y si fia mas de la meada de un perro que de su propio vecino. Que lastima me da leer noticias asi……..

  2. Nicolas Soldo dice:

    Es muy interesante lo que dices. A mi no me asusta, pero me da una pena enorme ver como el humano se desvive ante fetiches, pero se olvida del amor en su expresión más simple, amplia y solidaria. Jesús proponía el amor entre nosotros y no rendirle cuentas a su cara imaginada en una pared. Tal vez estemos un poco mal rumbeados. Yo creo que el ser humano no se ha vuleto loco, sino que tiene la opción de comportarse como un loco, y son muchos (creo la inmensa mayoría) que ha optado por esta opción.
    Pero ha no desfallecer que no son todos. Si te fijas bien a tu alrededor vas a ver ejemplos de bondad y hermandad que son los que nos dan esperanzas. :)

  3. ensucorcel dice:

    No hay que dar por el pito más de lo que el pito vale. Y mucho menos algo que sale del pito de un perro.

  4. Auarita dice:

    Teneis razon los dos, pero a mi me siguen asustando estas noticias. Hasta hace pocos años, sabiamos con relativa seguridad como reaccionamos todos ante un monton de problemas comnues. Ahora, en estos tiempos, las reacciones de la gente son de lo mas sorprendentes, y fanatismo, violencia, creencias en cualquier cosa, nos dejan estupefactos a muchos. Quiero creer que no estamos locos, pero los sintomas apuntan a una perdida de conciencia social absoluta. Por eso siento miedo.

  5. Javier dice:

    Estoy de acuerdo en algo, y es que ésto no es más que el producto del fanatismo llevado a su más absoluto extremo. Aunque supongo que también se mezcla con la desesperanza de muchos, que necesitan encontrar algo divino hasta en las cosas más insospechadas, quizás buscando consuelo por los males del mundo (que son muchos).

    Pero la verdad que cuando menos sí que da cierto respeto que haya gente tan fanática como para querer ver esas cosas en la orina de un perro…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top