El hombre que comia cucarachas

ken-edwards.jpg

Las cucarachas deben ser los seres vivos más impopulares del planeta. La gente las tilda de asquerosas, y tal vez tengan razón. Estos bichos viven comiendo porquerías y viven en la porquería. Cargan sobre sus espaldas el mito, en apariencia científicamente comprobado, que en caso de haber guerra nuclear, ellas serían las únicas sobrevivientes, aunque en verdad no son las únicas, ya que hay otros insectos como la mosca de la fruta o la avispa parasitoide que serían aún más resistentes.

Existen cerca de 5000 especies de cucarachas en el planeta, de variados tamaños y hábitos. Pero sólo unas 40 se encuentran en las casas. Sin embargo si ve a una de ellas merodeando su cocina o living, recuerde que por cada una visible hay cerca de 200 ocultas en algún rincón de su domicilio. Algunas de ellas se esconden en las cañerías de las cloacas, y cuando salen de noche, suelen dejar un rastro de parásitos, suciedad y bacterias que pueden ocasionar enfermedades o reacciones alérgicas en el hombre.

Estos respetables insectos milenarios son aborrecidos por casi toda la humanidad. Pero como hay gusto para todo, cierta gente en el planeta ha logrado establecer un vínculo con estos animalitos del Señor. Tal vez no un vínculo afectivo, aunque dicen que hay ciertos lugares en Australia donde existen especies de grandes cucarachas que son adoptadas como mascotas, sino más bien un vínculo por interés: al inglés Ken Edwards le interesaba ingresar al libro Guinness de los records mundiales, y se valió de estos insectos para lograrlo.

Este inglés era relativamente conocido porque a la edad de 39 años realizó una “proeza” en un programa televisivo: se metió 47 ratas debajo de sus pantalones, y esto lo convirtió en una especie de celebridad.

Decidido a ir más allá, Mister Edwards buscó romper un record mundial. Y como para ingresar al privilegiado mundo de los records mundiales sólo debía hacer algo que nadie antes lo haya hecho, el señor Ken se decidió a comer unas 36 cucarachas en menos de un minuto, cosa que nadie se había atrevido a hacerlo anteriormente. Lo que no es de extrañar.

Fue así como el 5 de marzo de 2001, en el set del programa “The Big Breakfast” que se transmitía desde Londres, Ken Edwards se comió las cucarachas a vista de todo el mundo. Suponemos que entonces logró su sueño.

Comentó luego que los insectos le dejaban un cierto gusto a analgésicos en su garganta. Lo que es bueno de saber, en el caso que quiera sorprender con un gusto nuevo a algún invitado a cenar. Eso si, evite decir de dónde sacó la receta. Puede que de un poco de impresión.

Print Friendly, PDF & Email





5 comentarios

  1. Puaaajj, realmente asqueroso!!

  2. Nicolas Soldo dice:

    Y si, supongo que si… aunque todavía no he comido cucarachas para probar que tal :)

  3. Auarita dice:

    Realmente es el hombre mas asqueroso…..pero si alguna mujer se atreve a darle un beso a este especimen, entonces si habra alcanzado la cumbre de las asquerosidades. El hombre sigue consiguiendo records, el mas cruel cuando se lo propone, el mas bueno porque los hay, y el mas guarro casi todos los dias……..que Dios nos ampareeeee!!

  4. Nicolas Soldo dice:

    Tal vez es parte de la locura en que se convirtió esta humanidad. Se hace cualquier cosa por figurar en un libro, o aparecer en un programa de TV, y como todos los límites se empujan más y más, a lo mejor llegue el día en que se necesitarán más cucarachas para romper el record, o incluso aparezca alguien que para ser record man, se haga comer en vivo por miles de bichitos, en horario central y con millones viendo desde sus casas… y después se condecoraría a su esqueleto…

  5. yoly dice:

    por favor esk la gente ya no sabe que hacer para ser popular o simplemente conocido;mira ahi va el k come cucarachas….dios que suena asta vomitivo!no entiendo como tiene estomago valor y GUSTOOOOO
    ESTAMS LOKOS O QUE?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top