Halloween, la noche de las brujas

Halloween

Después de la Navidad, la Noche de Brujas, o Halloween, es quizás la noche más esperada por los niños. Es aún la más entretenida puesto que, en algunos países, se disfrazan y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Así, la noche del 31 de octubre se convierte en un cuento de terror, donde pequeños monstruos, criaturas y personajes ficticios de todo tipo recorren sus ciudades exclamando “Truco o trato”, chantajeando a los adultos, pidiendo dulces, dinero o cualquier otra recompensa a cambio de no gastarles alguna broma.

Esta costumbre se da principalmente en EEUU, y es una fiesta cuyo origen se remonta a la cultura céltica. La tradición tiene unos 2.500 años; el 31 de octubre, los celtas festejaban el fin de año y el cambio de estación.

También era la fecha de uno de los cuatro grandes aquelarres, los cuatro días de “medio trimestre” del calendario céltico. Se practicaba la adivinación; hadas, brujas y duendes atormentaban a las personas en el campo, y los Druidas demandaban contribuciones de comida. Esta era la celebración del Sanhaim o Fiesta del Sol, que marcaba el comienzo del nuevo año. Aquella noche, se creía que los espíritus rondaban en busca de cuerpos vivos en los cuales resucitar y para evitarlo, los pobladores decoraban sus hogares con huesos, calaveras y demás ornamentos macabros con el fin de desorientarlos o asustarlos.

Según la leyenda, durante esa noche, se abría la puerta que dividía el mundo de los vivos del de los muertos, y los espíritus merodeaban los pueblos en los que solían vivir, visitando a sus familiares. Estos debían colocar una vela en la ventana de su casa en recuerdo de cada difunto de la familia para que los espíritus no les perturbasen. Pero si no era así, los espíritus molestaban por la noche y les hacían caer en terribles pesadillas.

Para la Iglesia Católica, los Druidas (sacerdotes celtas) eran agentes del mal y su culto fue considerado “brujería”, pues sus ritos se vincularon con Satanás. Por ello, los inquisidores catalogaron la celebración de Sanhaim como “Día de Brujas”.

Tiempo después, la Iglesia sustituyó esta festividad y el día 1 de noviembre pasó a llamarse “Día de Todos los Santos“, que en Inglaterra se denominó “All Hallows’ Day” o Hallowsmass. Por ser una fiesta muy popular, se acostumbró a celebrar también una víspera, por lo que a la noche anterior se la llamó “All Hallows’ Eve”, Víspera de Todos los Santos, lo que finalmente derivó en Halloween.

Vale destacar que la fiesta religiosa no tiene nada que ver con la celebración popular de Halloween actual de disfraces. Se cree que ésto puede tener su origen en la Edad Media, cuando algunos bandoleros se disfrazaban de espíritus para cometer sus fechorías y luego extendían el rumor entre los campesinos de que los espíritus eran los culpables.

Otras versiones dicen que nació en Francia en el siglo XIV, durante la celebración del “Día de Todos los Santos”, cuando Europa estaba azotada por la peste negra. Las misas se multiplicaron y nacieron muchas representaciones artísticas del memento mori, o sea, le recordaban a la gente su propia mortalidad. Con el tiempo, estas representaciones dieron lugar a una verdadera fiesta de disfraces con la muerte como denominador común, en la que el disfraz funcionaba como una especie de talismán contra la muerte, para que ésta pasase de largo.

La fiesta de Halloween llegó a EE.UU. junto a los colonos y no era más que una fiesta católica de pequeños grupos de fieles, hasta que se popularizó con la llegada de los irlandeses alrededor del año 1840. Ellos le añadieron la “Jack-o-lantern”, la calabaza hueca con una vela dentro, que proviene de la leyenda de un Jack (Jaime) a quien le prohibieron la entrada al Cielo y al Infierno, por lo que se paseaba con una linterna hecha de un rábano hueco con un carbón ardiente dentro.

Pero Halloween no se celebró masivamente en EEUU hasta la década del ‘20, y la internacionalización se produjo a finales de los años ‘70 y principios de los ‘80 gracias al cine y la televisión. Aunque ha intentado ingresar a otros países sin demasiado éxito, la Noche de Brujas sí que se celebra mayoritariamente también en Canadá, Irlanda y el Reino Unido.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





2 comentarios

  1. eire dice:

    hola!
    esta pagina me ha servido para mucho
    el viernes 31 voi a hacer la cena de las brujas en mi piso
    xD molaaa muchisimoo esto de vestir de negro y del terror
    me encanta!
    halloween es mi fiesta favorita
    un beso

  2. genesis dice:

    me gustan las historias de terror voy hacer una fiesta de halloween el año que viene jajaja

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top