El extraño espejismo lunar

Espejismo lunar

Hace algunos minutos que el Sol se ha ocultado en el oeste. La noche se afianza y en el horizonte comienza a vislumbrarse la figura redonda, grande y rojiza de la Luna que sale a hacer su recorrido nocturno. Su tamaño va disminuyendo a medida que sube en las alturas de los cielos. Todos pueden ver como si figura se achica…

Y sin embargo es mentira. La Luna grande en el horizonte y más chica en el cenit no es más que una ilusión óptica. Una imagen inventada por nuestro cerebro.

A este fenómeno se lo conoce como espejismo lunar y todavía no tiene una respuesta concreta de los científicos y estudiosos del caso. La verdad es que la Luna en el horizonte o en su cenit es la misma. Hay fotografías que se han tomado y demuestran que la imagen del satélite tiene el mismo tamaño en todo momento. Sin embargo, el ojo –y más que nada el cerebro- humano “ven” una Luna más grande cuando está cerca del horizonte.

La teoría explicativa que más adeptos tiene compara esta ilusión con el llamado espejismo de Ponzo, en el que se muestra dos barras de idéntico tamaño que aparecen paralelas en medio de dos diagonales que las cruzan (ver figura), y que hacen ver la barra de arriba como si fuera más grande que la de abajo. Este se produce porque el cerebro toma como referencia las líneas diagonales y supone que la barra superior es mayor porque está más cerca de estas o las cruza.

En definitiva se trataría de un asunto de referencia.

espejismo de Ponzo

El ojo humano supone que el horizonte está más lejos que el cenit. Las referencias en el cielo desaparecen, en cambio en el horizonte están bien claras. Mirando al cielo perdemos la noción de distancias, parece que estuviéramos en un espacio achatado. En cambio cuando enfocamos la mirada a la lejanía del horizonte tenemos un sin fin de referencias que no dan una noción de distancia que nos parece gigantesca.

Cuando vemos los aviones o las aves volar sobre nuestras cabezas, parecen estar relativamente más cerca que aquellas figuras que vemos en el horizonte.

Siguiendo esta idea, cuando la Luna sale por el horizonte, nuestro cerebro supone la grandeza del satélite porque éste es claramente visible desde “tan” lejos, por lo que lo hace ser más grande que cuando está en el cenit, que es un lugar más “cercano”.

Sin embargo, esta es sólo una teoría que por lo pronto no convence a toda la comunidad científica y que no explica ciertos casos, como cuando pilotos de avión observan la luna en el cielo grande como si estuviera en el horizonte, pese a que no tienen puntos de referencia.

Hay un juego que usted mismo puede hacer: haga un tubo con papel enrollado y observe sin referencia alguna a la Luna en el horizonte y luego en su cenit. Siempre a través del rollo de papel. ¿Cómo piensa que se verá la Luna?, ¿siempre del mismo tamaño?..

Tal vez de esta manera ayude a que el espejismo lunar desaparezca. Aunque esto tal vez no sea nada bueno, porque si hay algo digno de ver, y que alimenta al espíritu, es una linda Luna roja grande como Dios, naciendo en el horizonte.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





2 comentarios

  1. anonimmo dice:

    me parecen mui buenas estas ilusiones opticas!!! tn copaaaas

  2. Felipe dice:

    Hola Nicolás:
    Esto que comentas no es cierto, realmente la luna sobre el horizonte se ve más grande porque hay mucha más cantidad de atmósfera que refracta la luz solar, incluso se pude calcular el ángulo de más que se refracta y corresponde a la diferencia de tamaño que realmente se puede apreciar. De hecho sobre el horizonte es mucho mayor que sobre su zenit y se puede comprobar. Tambien es cierto el tener una referencia cerca tambien influye, pero yo cuando la vi realmente tampoco me creia que pudiera tener este extraordinario tamaño.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top