Mitos médicos que no son verdaderos

historias de medicos

Una reciente investigación médica, al parecer seria, realizada por la British Medical Journal, echa por tierra con algunos de los más difundidos mitos médicos. Lo que hizo este grupo de investigadores fue comprobar las creencias populares con estudios serios, realizados con hipótesis, teorías, datos empíricos, y llevados a cabo por otros médicos e investigadores, que corroboraran o no estas creencias tan difundidas.

Y el resultado fue el siguiente:

– Existe la creencia de que los niños que comen muchos alimentos con azúcar son, o resultan, niños hiperactivos. Los investigadores comprobaron que no hay EN MODO ALGUNO una relación directa entre el nivel de azúcar en la dieta de los niños y el trastorno de déficit de atención por hiperactividad (TDAH). Lo que no quiere decir que una dieta con mucho azúcar sea buena, simplemente, que no hay relación directa con la hiperactividad, que es un mito.

– Por otra parte, en estas épocas de frío (para el hemisferio norte), muchos corren a ponerse sombreros, pues existe la creencia que perdemos mucho del calor de nuestro cuerpo por la cabeza. Pero todas las investigaciones indican que esto es falso: se pierda la misma “cantidad” de calor por cualquier zona del cuerpo.

– Mucha gente cree que logrará adelgazar si no come durante la noche, ésto tampoco es correcto. Es un mito que se basa, probablemente, en que la gente obesa come mucho durante de noche (o vaya uno a saber en qué), pero lo cierto es que los obesos comen más en todas las comidas del día, y evitar comer durante la noche la hará, a usted señora, sentirse una heroína pero no la hará adelgazar un sólo gramo.

– Tampoco es cierto que el índice de suicidios aumente durante las navidades. Eso es lo que dicen los expertos que sí han analizados los índices de suicido, a diferencia de la gente que opina guiándose por sus impresiones y/o sentimientos.

A pesar de que existen numeroso recetas populares para curar la resaca (o cruda) no hay evidencia científica que las avale. La única forma de evitar el malestar que sucede a una borrachera, es evitar la borrachera (¡ya me lo hubieran advertido antes de las fiestas!).

Print Friendly, PDF & Email





3 comentarios

  1. Carmen dice:

    Vaya, pues yo soy de las que dejan de cenar por la noche, la verdad. Y sí que me suele dar cierto resultado. Pero claro, si ahora los médicos dicen que no, pues no, y punto…

    Y lo de los suicidios en Navidades… Me da que es después, es en la cuesta de enero cuando uno piensa en soluciones radicales al ver la cartera a dieta, ¿no?

    ¡Muy interesante el artículo!

  2. Pepe Aedo dice:

    Debemos encontrar una solución radical, pero para comer de noche sin perder la línea, y a la vez, hacer que la cartera engorde…

    Gracias por tu comentario.

  3. Alan dice:

    Esta muy copado el articulo me parese super interesante.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top