El sudoku y su historia

sudoku

Sin duda todos habréis oído hablar del sudoku, un juego que se ha hecho muy conocido en los últimos años y que aparece ya en cualquier revista o periódico junto a los populares crucigramas. El sudoku es un juego representado por una cuadrícula de 9 x 9 casillas (habitualmente) en las que hay que colocar los números del 1 al 9, sin repetirlos por filas y columnas, y de forma que sumados en cualquier dirección dé siempre el mismo número.

Lo que no todos conoceréis es su historia, pues lejos de ser un juego actual, el sudoku tiene sus orígenes en los cuadrados mágicos, muy utilizados en civilizaciones antiguas como la china, egipcia o la árabe; un juego al que se le atribuían propiedades mágicas que eran además usadas en la Astrología y el Esoterismo.

El primero de aquellos cuadrados mágicos del que se tiene referencia procedía de China y data del año 2200 a.C. Su nombre era Lo Shu. Cuenta la leyenda que el emperador chino vio salir a una gran tortuga del río Amarillo. En su caparazón tenía pintados extraños símbolos que resultaron ser los números del 1 al 9 colocados en forma de cuadrado. Lo sorprendente resultó ser que al sumarlos, tanto horizontal como verticalmente, el resultado de la suma era siempre el mismo.

No obstante, el primero del que se tiene constancia oficialmente, aparece en un grabado de Durero, «Melancolía I», aunque hay otro ejemplo curioso que pocos conocen en la Sagrada Familia. En Ella, en la fachada de la Pasión, hay inmortalizado otro de esos cuadrados mágicos.

El sudoku, conocido así, con las bases del actual juego, nació en el año 1783, y fue Euler el que propuso el problema. Su evolución fue constante aunque estuvo perdido en el anonimato hasta que Wayne Gould inventó un programa informático capaz de fabricarlos automáticamente. Entusiasmado con la idea, se propuso comerciarlo, dirigiéndose al periódico The Times, quien publicó uno de ellos. Tras aquella primera edición en un periódico de tirada mundial, el éxito del sudoku quedó asegurado.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top