El origen del karate

Karate

Hoy conoceremos un poco sobre la curiosa historia y la evolución de una de las artes marciales más conocidas y renombradas de nuestro tiempo: el karate.

El kárate, o karate – do, ya era conocida en China aproximadamente hacia el siglo 29 a.C. Ya en 1609, Okinawa fue invadida por los japoneses y los pobladores locales tuvieron que enfrentarse con las manos vacías a los invasores, quienes llegaron bien armados. Gracias a esto, quienes allí vivían desarrollaron un método de autodefensa al que denominaron Te (mano), que más tarde fue conocido por los japoneses como Okinawa – Te.

Cuando, hacia finales del siglo XIX, se incorporó el espíritu del Zen a aquellas técnicas de defensa, este arte marcial comenzó a ser enseñado como parte de las planificaciones de educación física en Okinawa, y entonces empezó a ser conocido como “karate” (mano vacía). Para explicar esta denominación no es más que necesario citar el lema del Kempo Karate, que reza “Vengo hacia ti con las manos vacías. No tengo armas, pero si soy obligado a defenderme, a defender mis principios o mi honor, si es cuestión de vida o muerte, de derecho o de injusticia, entonces aquí están mis armas: las manos vacías”.

Hoy en día coexisten variados estilos de este arte, pero todos tuvieron su origen en dos en concreto:

– En el «Shuri-Te» (la Mano de Shuri), que se desarrolló en la región de Shuri y cuyo mayor exponente fue el maestro Anko Itosu.

– Y el «Naha-Te» (la Mano de Naha), desarrollado en la región de Naha, cuyo mayor y mejor difusor fue el maestro Kanryo Higaonna.

A diferencia de otras artes marciales, las cuales dan mayor importancia a derrotar a la mayor cantidad posible de enemigos, matándolos o hiriéndolos, el karate defiende sobre todo la técnica de autodefensa, el autocontrol y el seguimiento de las reglas. Esto sucede, en parte, debido a la gran influencia que sobre esta disciplina tuvo el sintoísmo y el budismo. Cuando en el año 538 a. C. el budismo, que ya había sido adoptada en parte por China, pasa a Japón donde ya existía el sintoísmo, ambas creencias influyen sobre el karate otorgándole una fuerte tendencia espiritual y filosófica

Así fue como este arte marcial hoy mundialmente conocido se desarrolló en un primer momento para fines espirituales. La preparación física llegó mucho después.

Print Friendly, PDF & Email





3 comentarios

  1. minijuegos dice:

    Ahora entiendo porque no puedo de practicarlo, es una droga.
    saludos

  2. paula andrea dice:

    la verdad es que lo que dice es muy bueno es una buena tarea para cuando la neseciten gracias ok:

  3. ebelmary dice:

    que bueno que el karate ha sido nombra, ya que como no es olimpico

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top