EL origen del WC

antiguo orinal

Seguro que cuando vas al baño y te sientas cómodamente en la taza del inodoro, jamás se te ha ocurrido preguntarte quién lo inventó. Y mucho menos qué hacía la gente con sus residuos corporales antes de eso.

Pues bien, la cuestión de cómo eliminar todo aquello que nos «sobra» ha sido una preocupación frecuente y un verdadero problema en todas las sociedades humanas a lo largo de la historia. Durante muchísimo tiempo nuestro «water particular» era algún lugar en el campo, un arbusto cercano a casa o la orilla de un río. Por desgracia, esto sigue siendo una realidad para muchas personas hoy en día.

Uno de los inodoros más antiguos encontrados, es el del palacio de Knossos, mandado a erigir por el rey Minos. También los restos de aseos hallados en el Valle del Indo, datados sobre el año 2000 a.C. Estos baños se encontraban dentro de las viviendas y los residuos eran expulsados al exterior mediante tuberías de drenaje.

No es de extrañar que, durante la Edad Media, aparecieran varias epidemias de peste bubónica y proliferaran las ratas. Las defecaciones eran depositadas en cualquier lugar. Al principio se usaban como abono para los campos y se aprovechaban. Pero luego, al crecer las ciudades y quitar lugar a los cultivos, lo más fácil y rápido era tirarlas a los ríos. No me imagino que aspecto presentarían aquellas poblaciones situadas en los deltas de los mismos, ni la magnitud de sus problemas de salud pública.

A mediados del siglo XVII, un religioso, el padre Henry Moule inventó el inodoro que funcionaba con tierra. La estrategia consistía en cubrir con capas de tierra, carbón o cenizas cada deposición. Cuando estos peculiares «wc» se llenaban, eran clausurados y se construían otros justo al lado. Era evidente el inconveniente principal y la causa de que la idea no cuajara: no había espacio para tanto inodoro.

La primera persona que ideó el w.c. fue John Harrington, un poeta de la corte de Isabel I de Inglaterra. El invento tampoco cuajó, sobre todo debido a la falta de un sistema de alcantarillado adecuado para su correcto funcionamiento.

En 1775, Alexander Cummings patentó la idea de un inodoro basado en el de Harrington, pero fue Joseph Bramah quien, años más tarde lo convirtió en lo que es hoy, con su cisterna y todo.

Este importantísimo elemento de nuestro hogar es, con diferencia, el que más agua gasta y el que más gastos genera. Sobre todo si tenemos en cuenta los métodos para tratamientos de residuos que conlleva y que no está al alcance de muchos países en desarrollo. Así que, piensa en ello cuando tires de la cadena…

Foto Vía www.lassco.co.uk

Print Friendly, PDF & Email





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top