El misterio de los cuerpos incorruptos

Bernadette

Que todos moriremos algún día, es un hecho. Una vez que nuestro organismo cesa su actividad vital, el cuerpo comienza el nada amable proceso de descomposición y, finalmente, acaba formando parte de la tierra. «Polvo eres y en polvo te convertirás«, rezan los textos bíblicos.

Pero, como en todo, hay excepciones. Según algunas creencias, y más concretamente el dogma cristiano, existe una forma de detener el proceso de descomposición. Nos referimos a la pureza de espíritu y la fe en su estado más puro. Estas dos cualidades ayudarían, según la religión católica, a que el cuerpo pudiera resistir la degradación química que acompaña a la muerte.

Seguro que habréis oído alguna que otra historia de casos de personas que, una vez exhumadas tras varios años desde su fallecimiento, conservan su cuerpo inexplicablemente en buen estado de conservación.

La Iglesia, al principio, señaló que estos casos eran debidos a la santidad, por lo que durante un tiempo canonizaron a todo aquel cuyo cadáver aparecía incorrupto (bueno, a todo aquel que fuera cristiano y tuviese un historial de hechos milagrosos). Más tarde, y a la luz de algún que otro fraude (y también por el hecho de que este fenómeno no era exclusivo de católicos), se decidió no considerar la incorruptibilidad como un signo de santidad.

Llegados aquí, hay que hacer una distinción importante entre lo que conocemos como momias, y los cuerpos incorruptos. La momificación es un proceso, ya sea de modo premeditado mediante ciertas técnicas conocidas como embalsamamiento, o bien que se da de modo natural. Agentes tales como la humedad, la salinidad y la composición del suelo o del aire puede ser responsables de la momificación natural.

En el caso de las momias, la ciencia es perfectamente capaz de descubrir si su origen es natural o artificial, así como los procesos que tuvieron lugar en el cadáver. Pero en lo que se refiere a los cuerpos incorruptos, la cosa cambia.

Mientras que en la momificación los cuerpos se hallan rígidos y petrificados, en el cadáver incorrupto la flexibilidad sigue presente, incluso los órganos internos pueden aparecer blandos y suaves al tacto. Tampoco se han encontrado evidencias en estos extraños casos de que las condiciones ambientales ayudaran de alguna forma a preservar los tejidos. Y es más, algunas de estas personas sufrieron una muerte violenta o de algún tipo de enfermedad que debería haber acelerado la putrefacción.

El ejemplo más llamativo y famoso es el del cuerpo incorrupto de Santa Bernadette, la que siendo una niña fue «visitada» por la Virgen, dando lugar al fenómeno mediático de Lourdes, en Francia.

Aunque, como dije anteriormente, la ciencia no puede explicar del todo por qué un cadáver llega a conservarse en tan buen estado, el caso es que tarde o temprano acaba descomponiéndose. Prueba de ello es que a la mayor parte de estos cuerpos de santos se les ha aplicado algún tipo de técnica, ya sea cubrirlo con una capa de cera, o embalsamarlo, dado que se empezaban a dar muestras de deterioro.

Foto Vía: www.trinity.la

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





5 comentarios

  1. Auarita dice:

    Este misterio de la momificación natural , jamas le podrá pasar a un político a su muerte, pues ya en vida tienen el síndrome de la «corruptela endógena». Y ahora en serio, la Iglesia católica también ha querido utilizar en su beneficio la teoría de la santidad, y solo se habla de monjas y frailes incorruptos y santos, cuando es cierto que esto sucede a personas de todas la razas y religiones. Otro motivo mas para verle las intenciones de manipulación a la tan corrupta organización religiosa.

  2. Judith dice:

    Qué razon tienes! La Iglesia siempre ha sabido cómo darle la vuelta a algunas cuestiones universales y convertirlas en propias. Yo no creo en absoluto que la incorruptibilidad tenga que ver con la creencia, sino tal vez más bien con la energía altamente poderosa y positiva que poseyeron algunas personas en vida.

  3. Eugenito dice:

    Si Dios existe, porque ocupa su tiempo en mantener estos cuerpos incorruptos y no lo emplea en evitar que mueran tantos niños de hambre en africa y en otros tantos lugares?

  4. Eduarda dice:

    Eugenito, Dios es la mente infinita, la gran alma superior y el hombre es la individualizacion de la gran mente, poseyendo inteligencia y libre albeldrio y por lo tanto, tiene el poder de crear sus propias condiciones. Cuando el hombre usa su poder mental erroneamente produce miedo, odio codicia y toda clase de errores y estos a su vez, producen las demostraciones conocidas como guerras, enfermedades, pobreza , etc. La unica manera de abolir tales males es cambiando la mente da la raza, liberandose de los pensamientos negativos que la producen y esto se logra atravez de la oracion cientifica. Asi habiendo desaparecido estos pensamientos de las mentes de las personas, ya no podran seguir manifestandose en el exterior . en otras palabras la guerra, el crimen y la enfermedad se desvaneceran y aquellos quienes estan orando todos los dias por la paz del mundo. la estan en realidad, la estan atrayendo a la manifestacion. Espero te sirva. Un beso

  5. natalia neira p dice:

    me encantan las personas incorruptas que sean buenas quiero averiguar sobre los santos incorruptos me interesa el tema y el tema de la santa inquisición me gustan los temas misteriosos de dios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top