Lobsang Rampa, el falso Lama de Plympton

Hace ya casi 20 años que llegó a mis manos un libro titulado El tercer ojo, en el que un Lama tibetano, llamado Martes Lobsang Rampa, contaba los detalles de su iniciación y educación como monje tibetano. En él se narraba como, mediante una delicada operación usando un pequeño hueso con dientes de sierra, le habían abierto el tercer ojo y era capaz, a raíz de ello, de ver el aura de la gente y de percibir más allá de las capacidades humanas normales. También hablaba de como se les entrenaba en la meditación, hasta conseguir levitar o incluso proyectarse astralmente.

Poco después llegaron dos libros más: El médico de Lasha e Historia de Rampa. En ellos se describía su periplo (ya ascendido a Abad), huyendo de la invasión del Tíbet por parte de los chinos y pasando por campos de concentración rusos y japoneses, de los que escapó haciendo uso de sus prodigiosas habilidades. También vaticinaba que la tercera guerra mundial se produciría en 1985 (me alegro de que no fuese cierto).

Estos libros, influyeron en mucha gente (entre los que me incluyo) y aportaron gran popularidad en occidente al Budismo Tibetano, pero ¿Qué hay de cierto en ellos?

El manuscrito de El tercer ojo, fue rechazado por varias editoriales y aceptado finalmente (previo pago de 800 libras por parte del autor) por la editorial británica Secker and Warburg, pero no sin antes ser enviado a expertos en cultura oriental. Uno de ellos afirmó: tras leer la primera página me convencí de que el autor no era tibetano, y tras leer la segunda, que nunca había estado en el Tíbet ni tenía el menor conocimiento de su cultura o costumbres. Pese a ello, el libro fue publicado y se convirtió en un Best-Seller.

Heinrich Harrer (autor de 7 años en el Tíbet) fue uno de los investigadores que leyó el manuscrito, y no contento con el contenido, contrató a un detective llamado Clifford Burguess, que descubrió que tras la figura de Lobsang Rampa estaba Cyril Henry Hoskin.

Cyril Henry Hoskin nació el 8 de Abril en 1910, en la ciudad de Plympton, Inglaterra. En 1948 cambió su nombre por Carl Kuon Suo y alegaba estar «poseído» por el espíritu de Lobsang Rampa. Decía que era el lama quien escribía sus memorias a través de su cuerpo, cedido amablemente por Cyril después de un accidente al caer de un árbol.

Resulta increíble que, aun habiéndose descubierto el fraude y valorando el flaco favor que hacen sus libros al Budismo, sigan siendo considerados en occidente como auténticos. Y aun más, Cyril publicó 19 libros de diversos temas paranormales a lo largo de su vida y consiguió ganarse muy bien la vida, ejerciendo de astrólogo y vidente en sus ratos libres. De hecho, la polémica que produjo le sirvió como puente a la fama.

Y surge una pregunta ¿Son las editoriales honestas a la hora de contrastar los hechos? Por nuestro bien, espero que si.

Print Friendly, PDF & Email





7 comentarios

  1. Carmen M. dice:

    Me llevará un tiempo recuperarme, te lo aseguro…

  2. BORMAN dice:

    EL AUTOR NO ES AUTENTICO PERO EL MENSAJE SI, X ESO EN OCCIDENTE LOS INICIADOS SEGUIMOS LEYENDOLO; HAY Q VOLAR X EL ASTRAL Y CORROBORAR

  3. Jaime dice:

    Yo no le pediría consejo sobre economía a un cabrero, ni le preguntaría sobre cabras a un banquero.

    Atravesar paredes, levitar, desdoblarse… ¿De verdad piensas que ese hombre sabe lo más mínimo acerca del Budismo?

    Cada uno es libre de creer en lo que quiera… of course..

  4. JM dice:

    En la época de este hombre, la Teosofía estaba en todo su esplendor, con los problemas que ello supuso para muchas tradiciones (de occidente y de oriente) y cuya huella aún está bien presente. Y uno de estos maestros reencarnados repentinamente (y normalmente conectados con el Tibet) fue este señor. Recomiendo leer la obra de Alejandra David Neel (la famosa exploradora del Tibet que sí estuvo incluso en Lasha), en la que tal vez «Lobsang» se basara para sus propias ideas.
    Leí «el tercer ojo» y la verdad es que lo disfruté. Pero al llevarme eso a conocer hace años más de cerca la cultura del país del techo del mundo, se ve claramante que no se corresponde lo más mínimo.
    Coincido con que no hace especial favor a la filosofía y enseñanza del Buddha.

  5. manu dice:

    Leí el libro en los 80, y me acuerdo que lo cogi y no podia dejar la lectura , cada dia que pasaba era mas interesante. Como se describe cuando se perforan la frente para el tercer ojo y como se la tapaban con un vendaje , y cuando recibian a un visitante se lq quitaba para ver su aura y asi ver el grado de pureza del individuo. Un libro entretenido incluso para estos tiempos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top