¿Dónde está enterrado Adolph Hitler?

Adolph Hitler & Eva Braun

No existe una respuesta definitiva a esta pregunta. Hay enormes contradicciones sobre el destino final del cadáver de Adolph Hitler, sin embargo, la respuesta más probable es Magdeburg, en Alemania del Este.

Mientras los aliados avanzaban sobre Berlín, Adolf Hitler contrajo matrimonio con su fiel amante, Eva Braun, en una ceremonia civil realizada en su búnker, bajo la Cancillería del Reich, el 29 de abril de 1945. El día siguiente, a las 15:30, ambos ingirieron cianuro de un frasco de vidrio. Hitler también se disparó un tiro en la cabeza con una pistola Walther 7,65 mm.

Un puñado de miembros de su comitiva envolvió los cuerpos en mantas grises del ejército y los llevó al jardín de la cancillería, colocándolos en el hueco dejado por una explosión. Vertieron gasolina sobre ellos y les prendieron fuego.

Los cadáveres carbonizados fueron descubiertos por las tropas soviéticas de avanzada, siendo enviados a Moscú para someterlos a pruebas con el fin de confirmar su identidad. Tras los exámenes, los cuerpos de Hitler y Braun, así como el del ministro de propaganda, Joseph Goebbels, cuyo cuerpo fue encontrado en las cercanías, fueron enterrados sucesivamente en una serie de sitios, incluyendo Buch, Finow y Rathenau, todos en el este de Alemania.

Cuando parecía que ya no habrían más exhumaciones, en febrero de 1946 los cuerpos fueron trasladados de nuevo a los cuarteles de la Smersh en Magdeburg, una organización de contraespionaje soviética.

Fueron desplazados por última vez en 1970, por orden del jefe del KGB, Yuri Andropov, más tarde líder soviético. Todos los cuerpos fueron reducidos a cenizas y se los arrojó a un afluente del Danubio.

En mayo de 2001, Vladimir Gumenyuk, antiguo oficial del Ejército Rojo, confesó haber obedecido una orden de Moscú para desenterrar los restos del Führer, llevarlos al campo, quemarlos y esparcirlos. Gumenyuk, de 64 años, y subdirector de un hotel en los Urales, es el único sobreviviente del equipo de tres hombres que ejecutó las órdenes del Kremlin de deshacerse del cadáver de Hitler.

En la noche del 4 de abril de 1970, Gumenyuk y sus compañeros fueron a un lugar no revelado y desenterraron un cofre que contenía los cuerpos. Los subieron a un jeep y se dirigieron al campo, llevando cañas de pescar para aparentar una salida deportiva. En un remoto lugar cerca de un río, vertieron gasolina sobre el cofre y le prendieron fuego. A continuación, reunieron las cenizas en una mochila de lona y las llevaron hasta una colina cercana. «Abrí la mochila, el viento se llevó las cenizas en una nube algo marrón, y en un segundo se habían ido», recordó Gumenyuk.

Acerca del lugar donde esparcieron las cenizas, Gumenyuk manifestó que el secreto morirá con él. «Todavía hay muchos neo-nazis en todas partes», declaró a la televisión rusa. «Harían peregrinaciones. Incluso levantarían un monumento. »

Pero no todo es tan definitivo, Los rusos aún conservan un fragmento del cráneo de Hitler, que fue exhibido el año pasado como parte de una exposición en Moscú llama La Agonía del Tercer Reich. Es pequeño, con bordes irregulares, signos de carbonización y un agujero de bala claro. Fue hallado en el jardín de la cancillería en 1946 y probablemente cayó del cadáver al ser trasladado.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





2 comentarios

  1. Javier Calatayud dice:

    Pruebas genéticas revelaron que lo que se suponía eran huesos de Hítler, correspondían al sexo femenino, estaban equivocados por suponer que; entonces no hay certeza del destino final

  2. Gerardo Arcos dice:

    Se dice q Hitler escapó a la Argentina con unos cuantos oficiales más.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top