Laika, el primer ser vivo en el espacio

Laika

La Guerra Fría siempre estuvo marcada por una, poco sana, competencia entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Sin embargo, entre tantos aspectos negativos que acarreó, se pueden hallar algunos beneficios, tal es el caso de la carrera espacial y la conquista del universo, la cual se inició apenas una década después que estas dos potencias comenzaran un juego de intrigas incesantes.

Podríamos decir que los soviéticos tomaron la delantera cuando, el 4 de octubre de 1957, lanzaron con éxito el primer cohete al espacio, el Sputnik 1, un satélite del tamaño de un balón de baloncesto.

Aproximadamente una semana después del exitoso lanzamiento del Sputnik 1, el líder soviético Nikita Kruschev propuso que otro cohete fuese lanzado al espacio para conmemorar el 40 aniversario de la Revolución Rusa, el 7 de noviembre de 1957. Los ingenieros soviéticos sólo tuvieron tres semanas para diseñar y construir un cohete completamente nuevo.

Los soviéticos, en una competencia despiadada con los Estados Unidos, querían ser nuevamente los primeros en hacer algo, por lo que decidieron enviar el primer ser vivo en órbita. Tres perros callejeros (Albina, Mushka y Laika) fueron examinados exhaustivamente y entrenados para adaptarse al viaje.

Los perros fueron confinados a lugares pequeños, sometidos a ruidos muy fuertes y vibraciones, y se los vistió con un traje espacial. Todas estas pruebas tuvieron como fin prepararlos para las experiencias que tendrían en el vuelo. Aunque los tres pasaron los exámenes, Laika fue la elegida para abordar el Sputnik 2.

Laika, que significa «charlatán» en ruso, de tres años y seis kilos, era una perra muy tranquila. Fue colocada en su módulo con varios días de anticipación, y justo antes del lanzamiento, se la cubrió con una solución de alcohol y pintó con iodo en diversos puntos para colocarle sensores. Estos controlaban su ritmo cardíaco, presión arterial y otras funciones corporales, para comprender mejor los cambios físicos que podían tener lugar en el espacio.

Si bien el módulo de Laika era restrictivo, poseía suficiente espacio para que se acostara o tomase la posición de su preferencia. Su alimentación consistía en una gelatina, especialmente hecha para ella.

El 3 de noviembre de 1957, el Sputnik 2 fue lanzado desde el cosmódromo de Baikonur (hoy Kazajstán, cerca del Mar de Aral). El cohete llegó al espacio con éxito y la nave espacial, con Laika en su interior, comenzó a orbitar la Tierra. La nave dio la vuelta al mundo cada hora y cuarenta y dos minutos, viajando a unos 18.000 kilómetros por hora. Mientras el mundo observaba y esperaba noticias de la condición de Laika, la Unión Soviética anunció no se había establecido un plan de recuperación para la perra. Con sólo tres semanas para desarrollar la nueva nave espacial, no habían tenido tiempo de pensar en una manera de traer de regreso a Laika. De hecho, el plan era que Laika muriera en el espacio.

Si bien todos concuerdan que Laika llegó al espacio y se mantuvo con vida durante varias órbitas, se desconoce cuánto tiempo vivió después de eso. Algunos dicen que el plan era que viviera durante varios días, y que su última comida había sido envenenada. Otros dicen que murió el cuarto día del viaje, cuando se produjo una falla eléctrica y las temperaturas interiores aumentaron dramáticamente.

Ciertamente no vivió más allá de seis días de viaje, porque en el sexto día, las baterías de la nave se agotaron, y con ello todos los sistemas de soporte de  vida se apagaron. La nave siguió la órbita de la tierra con todos sus sistemas apagados hasta que volvió a entrar en la atmósfera terrestre el 14 de abril de 1958, quemándose al hacer su ingreso.

Laika
demostró que era posible que un ser vivo viviera en el espacio. Su muerte también provocó debates sobre los derechos de los animales en todo el planeta.

Foto vía | www.telstarlogistics.typepad.com

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





1 comentario

  1. lol dice:

    no, que malditos!! haber si les tiramos a sus madres!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top