La verdadera historia de los Reyes Magos

Los Reyes Magos

Los Reyes Magos, de acuerdo con la versión más difundida en occidente, fueron tres, llegaron a Jerusalem guiados por una estrella, con ofrendas de oro, mirra e incienso para adorar al recién nacido niño Jesús. Esa historia, exacta, fue divulgada por primera vez por el Papa san León I el Magno, en el siglo V.

Sin embargo, la biblia ofrece otra: Mateo, en el capítulo 2 de su evangelio, sólo hace mención a unos magos que iban a adorar a Jesús, no dice cuántos eran, ni da sus nombres y ni siquiera confirma que eran reyes. Sí dice que despertaron la ira de el Rey Herodes y que por su culpa ordenó matar a todos los niños de Belén menores de dos años.

La versión definitiva de los Reyes Magos fue escrita en el siglo XIV por el monje carmelita Juan de Hildesheim. Allí están compilados todos los datos que circulaban en aquel entonces, previamente aceptados por la iglesia católica. El resultado es un libro de treinta y cuatro capítulos donde por primera vez se certifica que los magos eran tres. Siglos después se comprobó que se eligió ese número para hacerlos coincidir con las ofrendas que llevaban. Incluso hay versiones que aseguran que los magos eran dos, cuatro, seis, ocho y hasta doce.

El libro también oficializó sus nombres, Melchor, Gaspar y Baltasar, que fueron tomados de un friso de mosaicos de la iglesia de San Apolinar Nuovo, en Rávena (Italia), realizado en el siglo VI. La imagen muestra una procesión de mujeres liderada por tres personajes vestidos como persas ofreciendo reliquias a la Virgen; ella está sentada en un trono con el niño en su rodilla izquierda.

Encima de las cabezas de los persas se pueden leer los tres nombres. Así se eliminaron los que utilizaban en Grecia (Appellicon, Amerín y Damascón), los hebreos (Magalath, Galgalath y Serakín) y los sirios (Larvandad, Hormisdas y Gushnasaph). Sólo quedaron los que impuso la tradición católica.

Otro dato que incorporó definitivamente el monje fue el color de piel de Baltasar, basándose en los textos del inglés Beda el Venerable, que datan de principios del siglo VIII. Lo curioso es que nadie lo representó con la piel oscura hasta el siglo XIV. También les asignó un origen y los definió como integrantes de la realeza.

Print Friendly, PDF & Email





Top