Origen y evolución de los patines

Patines antiguos

Mucho se habla de la bicicleta y del automóvil como medio de transporte urbano, pero poco se sabe de los patines, vehículo de uso constante en las ciudades contemporáneas. Los primeros fueron inventados por el luthier belga Joseph Merlin, pero la primera patente, de 1819, pertenece al francés M. Petitbled.

El modelo original era muy curioso, las ruedas eran de marfil, la base era de madera y las correas eran zunchos convencionales. Era casi imposible utilizarlos, primero porque las ruedas eran demasiado duras y no se adherían al suelo, y segundo porque estaban instaladas fijas, en consecuencia, sólo se podía avanzar en línea recta, no se podía doblar.

Curiosamente, en 1819, para darle más dinamismo, el inglés Robert Tyers inventó el sistema de ruedas en línea, que recién a fines del siglo XX volvió a utilizarse. Ahí sí el mercado del patín logró verdadera popularidad, en especial en Alemania, donde mes a mes aparecían nuevos fabricantes con nuevas propuestas y diseños.

Fue en Berlín donde, por ejemplo, nació la idea de que las camareras de un bar atiendan en patines. Corría la primavera de 1840. Fue un éxito. Los clientes se abarrotaban de a cientos por el simple hecho de ver a las chicas trabajando sobre patines. Al poco tiempo, empresarios de Inglaterra y Estados Unidos copiaron el recurso.

Dada la popularidad del patín, el siguiente paso fue abrir pistas. También fueron un éxito, funcionaban como lugares de encuentro y recreación entre los jóvenes. Para fines de 1880 se habían vendido, sólo en Estados Unidos, un millón de pares de patines y se había abierto más de 3000 pistas.

Para ese entonces ya se había popularizado el invento de James Leonard Plimpton, quien tuvo la brillante idea de agregarle suspensión a las ruedas, lo cual permitía doblar con comodidad. Fue el regreso y el nuevo auge de los patines de cuatro ruedas (dos adelante y dos atrás). Eran, por lejos, muy superiores a todos los que se habían inventado.

El declive de la moda llegó con la Primera Guerra Mundial, cuando los antes compradores se volcaron masivamente en otras actividades, en especial en el cine, que recién comenzaba a ganar espacio en la sociedad. Durante la década de 1960 tuvo un intento de regresar, pero no fue gran cosa.

En la actualidad, ya entrado el siglo XXI, el patín se convirtió en un medio de transporte efectivo para cortas distancias. Los nuevos materiales -gomas, aleaciones y resinas- permiten fabricar piezas livianas, duraderas y muy veloces, perfectas para el uso urbano.

Foto vía: todocoleccion

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top