Las siete vidas del gato

El gato Felix

«Siete vidas tiene un gato«. Esta frase forma parte del imaginario colectivo de la sociedad actual. Un refrán, una frase hecha… sea lo que fuere, lo cierto es que los gatos sobreviven a caídas y accidentes que matarían a un ser humano o a otros animales. Quien más y quien menos ha oído alguna vez algún relato o anécdota de un gato que ha sobrevivido a una caída de gran altura sin sufrir heridas de gravedad (o, incluso, ha salido ileso).

«Síndrome de gran altura» (conocido popularmente como «Síndrome del gato paracaidista«), así lo denominan los expertos en veterinaria, para quienes esta «pseudoinmortalidad» felina ha sido objeto de numerosos estudios en los que relatan, por ejemplo accidentes de gatos que han caídos desde 32 pisos de altura y han sobrevivido con tan sólo algún que otro diente roto. Así, los estudiosos demuestran que la mayoría de los gatos sobreviven a este tipo de caídas.

El secreto del éxito de los gatos reside, en parte, en su archiconocida capacitad de voltearse y conseguir aterrizar sobre las extremidades. Si se precipitan desde menos de seis metros, por ejemplo, los gatos se preparan para la caída.

Esto ocasiona que muchas veces, al impactar contra el suelo, se produzcan roturas en sus patas. Por encima de los seis metros, los mininos se relajan , estiran las piernas y, por consiguiente, aumentan su resistencia aerodinámica. Así, caigan de un octavo piso o de un duodécimo, el cuerpo del animal, consciente o inconscientemente, se prepara para el aterrizaje «volando» a una velocidad de unos 105 km/h.

Los seres humanos no somos tan hábiles para realizar tales acrobacias y, en una caída semejante, la velocidad es el doble y la energía del impacto se cuadriplica. Ya en 1928, el biólogo J.B.S. Haldane, lo explicaba de la siguiente manera: «Podemos arrojar a un ratón a un pozo de mil metros y éste, al llegar al fondo, sufrirá una pequeña conmoción, pero se alejará caminando. Una rata probablemente se mataría, aunque puede caer desde un undécimo piso; un hombre se mataría, un caballo salpicaría».

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top