Colchones milenarios repelentes de insectos

Colchones milenarios

Muchos de nosotros estamos cansados de probar todo tipo de productos y trucos para repeler las molestas moscas y mosquitos. Cuando viajamos a un país tropical, la presencia de estos insectos se hace todavía más insoportable. Lo cierto es que la lucha del ser humano para espantar a estos bichos es milenaria. Ya nuestros antepasados fabricaban hace 77000 años colchones a base de hierbas y plantas medicinales. Estos humanos primitivos modificaban su espacio vital, incluyendo el entorno del dormitorio, algo que se considera de vital importancia dentro de la cultura y del modo de proceder del ser humano.

En 1998 un equipo de la Universidad de Witwatersrand (Johannesbrugo), encontró en un yacimiento una veta con aproximadamente 15 capas que contenían restos de lechos vegetales. Estos restos eran bandas de hierbas compactas que nuestros ancestros empleaban para protegerse de mosquitos y otros insectos.

La mayoría de estos restos de plantas pertenecen a la familia de los laureles, una planta muy recurrida en la medicina tradicional. Según estos científicos, estas hojas, una vez trituradas, dejan unos rastros químicos que tienen la propiedad de repeler a los insectos. Esto significa que el ser humano de hace 70 mil años tenía ya un conocimiento de las plantas que lo rodeaban y era consciente de sus propiedades.

Estas semillas y plantas con las que se fabricaron los colchones fueron recolectadas en las proximidades del río Thongathi y con ellas elaboraban estos lechos sobre los que no solamente dormían, sino que también empleaban como rudimentario taller de trabajo.

Una vez estos lechos fueron examinados detalladamente con el microscopio, revelaron, además, que estos colchones eran quemados periódicamente con el fin de deshacerse de plagas. De este modo, se preparaban estos «dormitorios» para que los nuevos ocupantes los encontrasen limpios y libres de moscas y mosquitos. Una vez más, el fuego es usado por el ser humano como elemento purificador aunque, en este caso, su fin sea más materialista: el hombre primitivo ya se preocupaba por el acondicionamiento y mantenimiento de su particular «hogar».

Foto vía Abadía Aljarafe

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





2 comentarios

  1. buena informacion, me gusto mucho, muchos datos que no sabia y que seguramente mucha gente tampoco conoce

  2. que buen articulo ya deberían sacar un colchón accesible y con esas características.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top