Las primeras prótesis ortopédicas

protesis egipcias

No es raro hoy en día ver a alguien con una prótesis que sustituye alguna parte de su cuerpo. Desde brazos artificiales a los implantes de cabello… lo cierto es que cada vez hay más descubrimientos e investigaciones que le permiten al ser humano ejercer de pequeños dioses. Aunque siempre estamos hablando de los más novedosos descubrimientos médicos, las prótesis se llevan utilizando miles de años.

Fue en la obra de Heródoto donde se encontraron las primeras referencias escritas a estas piezas. En concreto, Heródoto relata cómo el soldado Hegesistratus sufrió la amputación de un pie y, posteriormente, se le implantó una pata de madera para poder caminar. Corría el año 550 a. C.

Gracias a la arqueología sabemos también que en el 330 a.C. se elaboraban piernas artificiales en madera y cobre. Recientes hallazgos han demostrado que la ortopedia se practicaba ya en el Antiguo Egipto. Gracias a la costumbre de la momificación se descubrieron dos dedos pulgares del pie insertados en antiguas momias.

Esto quiere decir que, una vez más, los egipcios fueron pioneros al realizar estas prótesis en madera y piel que se pueden ver tanto en el museo de Egipto en El Cairo como en el Museo Británico y datan del año 600 a.C. Estas primitivas prótesis se conocen como «la pierna capula romana» y fueron objeto de estudio de Jacky Finch, de la Universidad de Manchester.

Ficnh realizó réplicas de las prótesis egipcias y pidió a algunos voluntarios que las empleasen, advirtiéndoles que no iban a realizar ninguna labor funcional, sino que eran meros sustitutos físicos. Sin embargo, para sorpresa de Finch, una de las personas que participaban en el experimento declaró y demostró que podía caminar perfectamente con aquellas rudimentarias piezas ortopédicas.

Los estudiosos recalcan que se trata de un hallazgo importante puesto que, inspirándose en estas piernas, se podrían crear nuevos modelos que sirviesen de ayuda a las personas que, por una razón y otra, se ven privadas de una parte de su cuerpo.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top