Datos curiosos sobre los gatos

curiosidades de los gatos

Pocos animales presentan a la vez pasión y repulsión con la misma intensidad de lo que lo hacen los gatos. Para unos, adorables; para otros, grimosos. Según muchos, falsos; según otros tantos, los más fieles compañeros. Lo cierto es que la sociedad actual los ha encumbrado como una de las más prácticas mascotas, ganando cada vez más terreno en detrimento de los canes puesto que estos necesitan muchos más cuidados que los mininos.

Creemos que sabemos todo lo necesario sobre los felinos: tienen cuatro patas, son peludos, independientes, maúllan arañan… ¿Qué más hace falta saber? Existen una serie de interensantísimos datos que no está de más ser puestas en conocimiento de los dueños de tan particulares mascotas. Así, algunas curiosidades sobre los gatos señalan que:

– Tanto la aspirina como el chocolate resultan tóxicos para el organismo de los gatos.

– A pesar de que duermen una media de 17 horas diarias, incluso durante el periodo de sueño permanecen atentos a cualquier cosa que pueda invadir o perturbar la armonía de su entorno.

– Gran parte de los gatos blancos con ojos azules padecen de sordera. Los que tienen sólo un ojo azul, son sordos del oído de ese mismo lado, un problema que no presentan los gatos de color blanco que tienen los ojos amarillos.

– Los gatos son incapaces de percibir sabores dulces.

– La castración de un gato puede alargarle la vida dos o tres años más.

– Un año vivido por un gato sería equivalente a seis años de vivencias humanas.

– Los gatos de tres colores y los que son de color rojo y negro son hembras.

– Para poder caer de pie, los gatos precisan una altura mínima que les permita voltearse en el aire.

– Los felinos perciben los sonidos agudos como amistosos y los graves como peligrosos.

– La raza de gato más preciado es el Maine Coon (puede alcanzar tranquilamente los diez kilos de peso) frente a la más ligera  (siameses enanos de 1,5 kilos de pelo)-

– Tienen un total de 24 bigotes que utilizan a modo de radar, para medir distancias.

– Se lavan las patas inmediatamente después de comer para que los depredadores no puedan oler restos de alimentos y, por lo tanto, no los ataquen.

– El campo de visión de los mininos es de 185º y tan sólo precisan de 1/6 de la luz que necesita el ser humano para ver en la oscuridad de la noche.

– La mayoría de los gatos carecen de pestañas.

– Detectan el olor del vinagre y de la cebolla.

– El gato lleva más años habitando el planeta que cualquier otro animal doméstico (incluyendo los perros) por lo que resulta curioso que haya sido uno de los últimos en ser domesticado.

– Matar a un gato se pagaba con pena de muerte en el Antiguo Egipto. Se momificaban los cadáveres de estos animales que iban al «otro mundo» en compañía de pequeños ratones.

– La Edad Media no fue una buena época para los gatos: se los asociaba con  la brujería y eran quemados en plazas de todo el mundo.

– En contra de la creencia popular, el ronroneo no siempre es síntoma de felicidad, sino que también ronronean cuando están enfermos o asustados para tranquilizarse.

– Para oler, utilizan tanto la nariz como el órgano Jacobson, situado en la parte superior de la boca.

– Frente a los diez sonidos diferentes que puede vocalizar un perro, el gato puede admitir cien.

– Pueden saltar alturas siete veces más grandes que su cuerpo.

– Los gatos responden mejor a una voz de mujer que a una voz masculina (puesto que éste es más agudo).

– En Asia y Reino Unido se consideran a los gatos como símbolo de la buena suerte.

– Sólo en una oreja, el gato posee 32 músculos.

– Mientras Lincoln era un fervoroso amante de los gatos (se dice que llenó la Casa Blanca de ellos), Napoleón los detestaba.

– Si lo que quieres es captar la atención de un minino, basta con chasquear la lengua repetidamente varias veces.

– Por norma general, los gatos blancos son más intranquilos que los gatos negros.

– Al carecer de olor, no son capaces de reconocer su reflejo en el espejo.

Estas son tan sólo alguna de las más destacadas curiosidades que presentan estos animales. Claro que, para comprobarlo, y para demostrar muchas otras cosas, nada mejor que la dulce compañía que aporta tener uno de estos mininos como mascota.

Si quieres saber más:

Las siete vidas de los gatos

¿Por qué los ojos de los gatos brillan en la oscuridad?

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top