Records del cuerpo humano

Tom Sietas

El ser humano es sorprendente, y lo demuestra cada vez que alguien consigue superar las barreras de lo que consideramos extraordinario. Cada año nuevos aspirantes a superar los mundialmente famosos Records Guinness nos recuerdan que somos capaces de muchas cosas, algunas quizá no muy útiles (como llevar 254 piercings en el cuerpo), pero que demuestran que muchas veces nuestros límites son autoimpuestos.

Quedarse sin aliento puede resultar peligroso para la mayoría de nosotros, pero no para personas como Robert Foster, quien ostentó el récord mundial de contener la respiración durante cinco décadas, con un tiempo de 13 minutos y 42 segundos. Pero el título pasó a manos de Tom Sietas en el año 2006, cuando consiguió el nada despreciable tiempo de 16 minutos y 32 segundos. Desde entonces el récord ha pasado de manos en varias ocasiones, hasta que Tom Sietas lo volvió a batir este año con nada menos que 22 minutos y 22 segundos.

Si piensan que perder peso es un engorro, quizá deberían conocer a Michael Herbranko, la persona que ostenta el record de haber perdido más peso a lo largo de su vida. Al nacer ya pesaba 3,85 kg, llegando a alcanzar los 80 kg a la temprana edad de 10 años, pero unos años después, cuando ya pesaba 410 kg, fue necesario abrir un hueco en su pared para poder sacarle de casa. Gracias a una intervención quirúrgica pudo perder cerca de 320 kg aunque esto no duró mucho ya que en 1999 alcanzó la crítica cifra de 498 kg, por lo que precisó de nuevo de atención médica. A lo largo de su vida Michael ha perdido la friolera de 2.267,961 kg de peso.

Si son de esas personas a las que les resulta desagradable la visión de alguien con las uñas muy largas, hay tres personas a las que nunca podrían darle la mano (aparte de por la incomodidad práctica de cómo hacerlo), Shridhar Chillal, Melvin Boothe y Lee Redmond. Shridhar estuvo desde 1952 sin cortarse las uñas de la mano izquierda, hasta que en el año 2004 se hizo merecedor del premio Guinness por unas uñas de 7,05 metros de largo. Melvin hizo lo propio pero en ambas manos, llegando a alcanzar los 9,05 metros. En cuanto al récord femenino, es propiedad de Lee Redmond, quien alcanzó los 8,65 metros tras estar sin cortar sus uñas desde 1979 hasta el año 2008.

Foto vía: mirror.co

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top