La historia del póker: de los colonos franceses a su expansión internacional

Historia del póker

El póker es uno de los juegos más internacionales. Ha pasado por diferentes etapas en su historia, desde su creación, a la que se le atribuyen varias teorías, al mundo online donde portales como Texas Holdem presentan una larga lista de opciones para disfrutar de este juego de cartas. Hoy en día, el póker es conocido en muchos rincones del planeta y su consumo está en aumento. Pero, ¿cuál es su historia?

Las teorías sobre los inicios del póker abarcan desde una tradición china hasta la Segunda Guerra Mundial, entre otros. Posiblemente, la que más se acerca a la realidad es que este juego nació en Francia a lo largo del siglo XVI bajo el nombre de ‘Poque’, con influencia de otros juegos de cartas surgidos en España e Italia. Las reglas del juego fueron cambiando y, aunque resulta difícil definir estos cambios con exactitud, sí que parece claro que todo giraba en torno a las figuras de la clásica baraja francesa. 

Entrada en EEUU por Nueva Orleans

Si bien el póker hubiera nacido en los países mediterráneos de Europa, su expansión y reconocimiento internacional empezó en Estados Unidos. ¿Cómo cruzó el Atlántico? A través de los colonos europeos que llegaron a suelo norteamericano durante el primer tercio del 1.700. Esta “colonización” quedó reflejada con la fundación de la ciudad de Nueva Orleans por parte del explorador francés Jean Baptiste Le Moyne. Durante sus primeras décadas, esta ciudad ubicada en el sur del país estuvo dominada por franceses y españoles y fue a través de ella donde, posiblemente, entró el póker en Estados Unidos. 

El póker fue, inicialmente, un juego de marineros; que pasaban sus ratos libres jugando y apostando entre ellos, ya que era habitual ver cómo sacaban sus billetes y los ponían sobre la mesa. Así lo han descrito periodistas y escritores que visitaron la ciudad de Nueva Orleans durante el siglo XIX. Las reglas del juego ya se acercaban a las que se conocen actualmente, aunque con matices. Participaban entre dos y cuatro personas que jugaban con una baraja de veinte cartas en la que había ases, decenas, sotas, reyes y reinas. Los escritores que han dejado constancia de estas partidas hablan de la intención de engañar al adversario para obtener un beneficio. Lo que ahora se conoce como farol. Surgieron varias modalidades del juego, que vivió una importante transformación con la entrada de la figura del joker o comodín, un aspecto que puso el sello estadounidense. 

El juego fue expandiéndose por los diferentes Estados de EEUU y cada vez era más habitual que la gente llenara los bares para jugar partidas donde se movía una creciente cantidad de dinero. Las películas del ‘Western’ tratan de recrear esas escenas, cartas, alcohol y disparos; y posiblemente no se alejan de la realidad de la época. Hubo polémica a nivel legislativo, ya que hubo Estados que trataron de limitar su consumo por los altercados que se generaban en los salones de juego. No hubo ni consenso ni capacidad de limitación y el póker se consolidó, con la entrada del siglo XX, en el principal juego de cartas en el país. 

II Guerra Mundial, expansión por Europa

Mientras que en Estados Unidos el póker creció hasta ser una actividad de ocio a nivel nacional, en Europa, donde nació; habían surgido otros juegos que ganaban protagonismo. Fue, a partir de la II Guerra Mundial, cuando esta modalidad de naipes vivió su verdadera expansión en suelo europeo. Los soldados norteamericanos cargaron sus mochilas de barajas de cartas, ya que el viaje sería largo y duro; y necesitarían una fórmula para pasar su tiempo libre en los descansos que ofrecía el conflicto. Este juego despertó la atención de los ciudadanos locales, que lo hicieron propio (de hecho, ya lo era) y volvieron a jugar, como ya lo habían hecho sus antepasados. Finalizada la guerra, este juego de cartas se quedó en el viejo continente y, desde Francia, vivió una expansión por otros países. La fiebre del póker llegó a Alemania, Reino Unido, Italia y norte de Europa primero, y a España, Portugal y Este, después. 

Etapa moderna

La legalización del juego dio paso a la presencia del póker en salones de juego físicos, que vivieron un notable auge durante las décadas de los ochenta y noventa en Europa.. En Estados Unidos, donde este juego ya estaba consolidado, había surgido en 1970 el primer gran torneo nacional, el World Series of Poker, que cincuenta años después sigue siendo una referencia. En ese sentido, la ciudad de Las Vegas ha sido clave en el continuo auge del póker como un referente para millones de jugadores de todo el mundo, que ardían en deseos de visitarla para unirse a las partidas de sus casinos. En un contexto diferente, el póker ha servido de acompañante para muchos viajeros y peregrinos. El siglo XXI ha consolidado al póker como una referencia en el sector de los naipes, obteniendo, además, un reconocimiento internacional gracias al desarrollo de Internet y las nuevas tecnologías.

Para saber más sobre otros juegos:

La historia de la ruleta.

La historia del parchís y la oca.

Print Friendly, PDF & Email





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top