Caballo frisón, perla negra de Frisia

Caballo frisón

El caballo de Frisia, o caballo frisón, es conocido como la auténtica perla negra del mundo animal. A quien le gusten los caballos seguro que se cautivará ante la visión de uno de estos maravillosos ejemplares.

Características del caballo frisón

En términos ecuestres se le conoce como frisón. Durante la Edad Media era muy fácil verlos en casi todas las contiendas, gracias en parte a su gran agilidad, y sobre todo a que por su tamaño permitían llevar un caballero con armadura sin ningún tipo de problema.

Además de su color negro característico, sin ninguna otra marca blanca, el caballo frisón tiene la cola larga, y suele medir una altura de 1,60 ó 1,70 metros. Seguramente en alguna otra parte lo veréis bajo el nombre de belga negro.

Su origen se pierde en la noche de los tiempos, ya que están considerados una de las razas más antiguas de Europa, sin embargo han formado parte de las escuelas de equitación más importantes del mundo. Precisamente, cuando los Países Bajos formaban parte de España, el caballo frisón fue cruzado con la raza de caballos andaluza. Se habla incluso de que ya los romanos montaban caballos frisones en la época medieval.

Hoy en día son caballos muy llamativos, y en más de una ocasión los hemos visto en películas, como en La máscara del Zorro, protagonizado por Antonio Banderas, o el caballo Otelo de Lady Halcón, y en otras producciones como Alejandro Magno, Las Crónicas de Narnia o 300.

Ni que decir tiene que hoy se han convertido en todo un símbolo de la región holandesa de Frisia, tanto por su color distintivo por su belleza a la hora de formar parte de un carruaje. Así que, si visitáis Frisia, y os encontráis con estatuas de caballos en algunas de sus ciudades, o gente que sencillamente va a caballo, ya lo sabéis. La verdadera perla negra de Holanda.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





Top