El fútbol sube la testosterona

Futbol

No nos cansaremos de repetir aquello de que “sobre gustos no hay nada escrito”. No nos estamos posicionando ni a favor ni en contra del espectáculo del fútbol que, ya por sí sólo levanta pasiones a la par que gana detractores. Sin embargo, siempre defenderemos el fútbol como deporte, sin más, sin esos afeites que les pone la cultura y mercado que se han creado a su alrededor hasta convertirlo en el parque temático (omnipresente) por excelencia del planeta. Porque si el fútbol es deporte y el deporte es salud, nada malo puede traer.

Visto como actividad física, muchas cosas de pueden decir sobre el balompié… pero muy pocas veces se habla de los efectos hormonales del deporte rey. Y es que, ahí va el bombazo, recientes estudios sostienen que tras jugar un partido de fútbol, los niveles de testosterona pueden incrementarse nada más y nada menos que hasta el 30 por ciento.

En un primer momento, se pensaba que este efecto era único de los países desarrollados y tendría sentido si lo pensamos como parte del merchandising, de los mitos que se le achacan como manida campaña publicitaria. Sin embargo, de las investigaciones publicadas en la revista Proceeding Society B se desprende que podría tratarse de una reacción universal, pues del mismo modo han respondido los miembros del pueblo indígena boliviano Chimané.

En Chimané habitan unas 15000 personas distribuidas en pequeñas localidades del Amazonas y que viven de la caza y la agricultura. Estamos hablando de personas con un sistema inmunitario debilitado, que padecen diversas enfermedades e infecciones gastrointestinales y respiratorias… a causa de la cual su secreción de testosterona es menor a la habitual.

Así, se midieron los niveles de esta hormona antes y después de disputar un partido de fútbol y, a pesar de que los niveles iniciales eran menores a los de la media de los EEUU, aumentaron un 30 por ciento tras el juego, igualando así la estadística yanqui.

Los pichichis del partido experimentan, además, un muy significativo incremento de testosterona, algo que los propios investigadores han definido del siguiente modo: “Los resultados confirman que hay más factores explicando el pico hormonal que el mero hecho de participar en la competición”.

Foto vía: Rax00d8

Imprimir este artículo


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top