Origen del término «caucásico»

La palabra «caucásico/a» fue utilizada por primera vez por el profesor alemán Johan F. Blumenbach, en 1775. Este investigador, considerado padre de la antropología científica, estudió las características de las diferentes razas humanas, elaboró un mapa de su distribución geográfica y fue el inventor de la anatomía fisiológica comparativa.

De entre todos los rasgos que observó, eligió el cráneo como base de estudio e indicador de la raza. Según las distintas medidas craneales estableció cinco grupos: americano, caucásico, etíope o negroide, mongoloide y malayo.

Blumenbach creía que la región del Cáucaso fue la cuna de la raza indoeuropea, de cuya lengua se derivaron la mayoría de las lenguas de hoy en día. Por eso eligió como prototipo un cráneo de la zona de Georgia, próxima a esa zona. De ahí el término utilizado: caucásico.

Actualmente la teoría de las diferentes razas no es válida. Pero no hay que confundirse con respecto a la figura de este científico alemán. Jamás apoyó el uso político o social de sus estudios y conclusiones, y se opuso radicalmente a la idea de que algunas razas o tipos humanos fueran superiores a otras. Su clasificación siempre fue estrictamente científica.

El término «caucásico/a» ya no tiene el significado científico de antes.  Hoy en día se define como uno de los tipos étnicos en los que se dividió la raza humana. Estados Unidos es el país que aún utiliza esta palabra de modo oficial para definir a los individuos de raza blanca.

Es interesante señalar que no hace mucho, una investigación científica sacó a la luz un singular descubrimiento. Se evidenció que la piel blanca es, en realidad, una anomalía genética desarrollada en un individuo poco después del primer éxodo humano desde África, cuna de la humanidad, hacia Europa. De hecho y según este estudio, todos éramos de piel oscura. Las variaciones en el color vinieron dadas por el cambio en la exposición a los rayos solares. Cuanta menos radiación, menos necesidad de melanina, el pigmento de la piel. Y también más presencia de vitamina D para aprovechar mejor los beneficios de los rayos solares.

Recientes investigaciones han probado que todos somos genéticamente idénticos en un 99.9%, lo cual prueba que la raza ya no tiene validez biológica.

Foto Vía: commons.wikimedia.org

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





2 comentarios

  1. central dice:

    «…………….recientes investigaciones han probado que todos somos genéticamente idénticos en un 99.9%, lo cual prueba que la raza ya no tiene validez biológica.»
    Digaselo a la genetica q parece no hacerle caso a su comment

  2. cristhian dice:

    «»»»»»»Recientes investigaciones han probado que todos somos genéticamente idénticos en un 99.9%, lo cual prueba que la raza ya no tiene validez biológica.»»»»»» no se en que datos te basas para decir eso , yo con solo tener un concimento empirico podria decirte que la comparacion del adn con hemanos gemelos son identicos , y con hemanos normales no tanto , y con primos menos , ahora imaginate con ramas superiores , de hecho hay que tomar en cuenta muchos mas factores en la diferencias geneticas para lanzar tal afirmacion , la aislacion de las razas en el medio a largo plazo hacen que se den diferencias morfologicas , y es ahi cuando mas diferencia definir cuando algo dejar de ser raza para ser especie ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top