Ser supersticioso puede dar buena suerte

Supersticiones

Un curioso estudio realizado por la Universidad de Colonia, en Alemania, ha demostrado (al menos eso afirman), que cuando se asocia la buena suerte a determinados objetos o acciones, el nivel de confianza de la persona aumenta, con lo que ello supone de positivo a la hora de conseguir sus propósitos.

Supersticiones y ritos para atraer la buena fortuna, y espantar la mala, los podemos encontrar a lo largo y ancho del globo, y a través de todos los tiempos. Y, a la vista de los resultados de estos intrépidos investigadores alemanes, resulta ser que tienen base científica, aunque sea sostenida por algo tan poco científico como la fe.

Pero no hay misterio alguno. La explicación es simple. Cuando nos encontramos ante situaciones estresantes, sobre todo de carácter competitivo, y recurrimos a «trucos» tales como llevar una piedra en el bolsillo, peinarnos de un modo determinado, vestir de una forma concreta o comprar determinados amuletos, creyendo que nos dará suerte (a base de espantar la mala), en realidad estas acciones lo que provocan es un aumento de la confianza en uno mismo. No importa que el «amuleto» o el «ritual» no tenga nada que ver con lo que se quiere conseguir o atraer.

Aquí la lógica no tiene lugar, sólo la convicción profunda de que el sortilegio obrará en nuestro favor. Nos quita la inseguridad y nos ayuda a creer en que somos «capaces». No hay más que mirar a algunos destacados deportistas, atletas o famosos. Todos tienen sus fetiches y sus manías. Y los cumplen cual si de una religión se tratara. Pues deben funcionarles, porque las repiten.

Lo que realmente hace el pensamiento supersticioso es inducir a la confianza en uno mismo. Una especie de autosugestión positiva que puede llegar a obrar milagros. Y esto también se aplica a la hora de espantar el mal, y no sólo de atraer el bien. Si realmente se cree que algo trae mala suerte y se evita, estás mandando un mensaje a tu subconsciente que dice: «Ya no me puede pasar nada malo, tengo vía libre para lo bueno».

Así que, no te avergüences de esa costumbre que tienes de ponerte un calcetín de cada color para ir a currar, ni de peinarte a la derecha  los sábados por la noche, o de vestir esa horrenda e infame camisa cuando vas a poner la bonoloto. Quién sabe… igual funciona y todo!

Foto Vía: www.flickr.com

Print Friendly, PDF & Email

Tags:





2 comentarios

  1. Drako dice:

    Y que ocurre si dejas el amuleto? Funcionara tambien al reves? Mejor no usar amuletos

  2. Judith dice:

    Esa pregunta no viene en mi manual….pero vamos, que tienes razón: lo mejor es no usar amuletos. O en todo caso uno que no puedas perder, yo que sé…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top